PERLAS NEGRAS – XXXV

Que ya tu juventud está marchita
y no puedes amar —frase solemne,
mas inútil, ¡oh rubia Margarita!
El amor es un Lázaro perenne:
cuando apenas ha muerto, resucita.

Deja un comentario