LLUVIA NUEVA

La lluvia tejía
su encaje plateado.

Las nubes negrísimas
sombreaban la noche morena.

En el plano brillante
de un charco intranquilo
sorprendí tu forma gris.

La inquietud de las gotas
sonaba llevando el compás
de tu paso ligero en la niebla.

El encaje plateado
moría con el frío deshecho
envolviendo tu cuerpo
llovido.

Efraín Huerta

Deja un comentario