LA NOCHE DE LOS RUISEÑORES AFRICANOS

Cayó el alma en el pozo de la noche
y desde abajo, desde lo más hondo,
ve la luna de junio madurar
en la brisa, que trae enloquecidos
cantos de ruiseñores africanos.

Antonio Colinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.