Para buscar estrellas silenciosas y amarillas
que resuenen el himno del amor sin gritos,
ven conmigo.
Si buscas en la vida las risas clamorosas
que aparten el olvido,
ven conmigo.
Si quieres los perfumes más golosos
que atraviesan los tiempos infinitos,
ven conmigo.
Para encontrar más luces y luceros en las sombras
de los campos dormidos,
ven conmigo.
Cuando te duela la añoranza de un querer
y de un amor partido,
ven conmigo.
Si un vendaval y una borrasca están amenazando
tus corazones íntimos,
ven conmigo.
Si pretendes buscar las huellas de un abrazo soberano,
estampadas en templos escondidos,
ven conmigo.
Si quieres una rosa ensangrentada y blanca,
como una mariposa, en vuelo repetido,
ven conmigo.
Si quieres ser la gota de cristal
que puebla el río,
ven conmigo.
Para poner sobre tus sienes una corona de oro,
de flores de  clavel y de espigas de trigo,
ven conmigo.
Si quieres y deseas y procuras
recibir de mis lágrimas emocionadas el rocío,
ven conmigo.
Si quieres…, quieres… quieres,
ser, por siempre, algo mío,
ven conmigo.

Zacarías Palacios

Cuando reinan el vacío y el silencio,
en el pecho,
es invierno.
Cuando explotan la pasión y el abrazo
a nuestro lado,
es verano.
Cuando los pétalos caen, quedan rotos
los encantos de tu rostro,
es otoño.
Cuando florecen la espera y la presencia,
cual rosadas violetas,
es primavera.

Zacarías Palacios

Qual é número que representa a vida?Porque os números são símbolos para expressar quantidadessignificativas. E os números significativos são todos, atéo infinito, menos o zero. O zero não é um número.É uma cifra, representativa ou não, segundo ele ficarà direita ou à esquerda dos números. À esquerdaanula, à direita valoriza, porque a direita é sempre o bem,o positivo, o lugar dos escolhidos, o melhor. E a esquerda é o lugarda condenação, da desvalorização.Por isso digo que, na vida, não deveria existir o zero (nem nasprovas escolares), já que zero é a negaçãode tudo. Zero é igual a nada e, na vida pessoal, nem no conhecimentoninguém é igual ao nada. Ninguém tem conhecimento“zero”. Todos sabemos alguma coisa de tudo. Até de matemática,de física, de trigonometria e/ou de cálculo infinitesimal.Todos possuímos uma parcela (mesmo que mínima) da Sabedoria.E isto deve nos tornar felizes, satisfeitos e alegres, pois podemos , aindaos mais leigos e obtusos, afirmar, com toda justiça, Eu sei algode Engenharia Atômica, de Engenharia Nuclear, de…., de…, de…E isto sempre será verdade. Não há como negar estaevidência. Viver é adquirir um número, maior ou menor,de conhecimentos.

Todos, na vida, devemos representar, interpretar,realizar um número. E há pessoas, que, neste palco da existência,são realmente um número, no acepção positivaou negativa da expressão. Mas todos queremos ser um númerobom. Positivo.

Desde os tempos mais antigos da civilização,os homens pretenderam dar significado aos números. Anumerologia que, ainda hoje, é por muitos considerada uma ciência,mas para outros não passa de uma fantasia sem fundamento real, dáaos números um significado oculto, mas importante, porque influenciano destino e nas características pessoais. E até aBíblia, o Livro sagrado e o livro da Revelação paraos cristãos, considera alguns números perfeitos, bons, enquantoque outros números não tem este valor. Com efeito, para AsEscrituras são números, indicativos de perfeiçãoo número três, o número cinco , o número setee o número dez.

Hoje até, as pitonisas,as cartomantes, os magos e os divulgadores do horóscopoencontram, para as pessoas, números de sorte, de saúde, defelicidade. Tudo sem confirmação experimental. Afirmam, sempresem provas. Mas eles afirmam, e existem pessoas que crêem sem ver.E este crença modifica, e muito, sua existência. Nãoseria muito melhor ver sem crer? Mas deixemos isso para lá…

Eu, sem acreditar em numerologia,nem em números de sorte, nem em números perfeitos, pensoque há os números que são próprios da vida.E são o um,(1) o dois (2) e o três (3).

O número um (1) épróprio das pessoa, do indivíduo, do ser, que é indivisívele é único. Aquele que é, que vive, é um, esomente pode ser um (1)

Por ser o um (1) o númeroda solidão, a vida exige o outro, o dois (2) para viver, jáque viver é conviver e, no âmago da existência, da vida(planta, animal ou homem)

está escondida, mas vigorosa, a tendência, o impulso ase multiplicar. E, para poder multiplicar a vida, necessário setorna o outro, o dois (2). Sem o dois, o outro, a vida se extinguiria,se apagaria ali.

O dois (2), pois,é imprescindível para a vida.

E, destes dois emunião, em comunhão, surge o outro número da vida,que é o três (3). É a descendência, a continuação,a perpetuação.

E a estes números, Um (1)e dois (2) seguiram, seguem e seguirão os outros milhares,milhões e bilhões que hoje povoam e os outros quase sem fimque povoarão a terra, que sem o um (1) e sem o dois (2) nãoteriam sido nunca possíveis, e representam o três (3).

O númeroum (1) é a base, o fundamento, o indivíduo, a pessoa. O númerodois (2) é o diálogo, a comunicação, a companhia,a estrutura do amor. E o número três (3) representa o fruto,a multiplicação, a sobrevivência, a perpetuaçãoda vida, o fruto do amor.

É a Trindade(1,2,3), concretizada, representada na existência.

Zacarías Palacios

Es un burro hecho de espuma
y criado por la pluma
  de un poeta.
En la meseta
de su alma
trae calma.
Y sus orejas, lloronas
y temblonas,
acarician como un beso.
Y, por eso,
es Platero un inmortal.
Angelical.
Si camina
se ilumina.
Cuando trota
parece que el cuerpo flota
y, al correr,
semeja un amanecer.
Sus ojos son dos luceros
mañaneros
y, en todo su ser, se asoma
la paloma
de la paz.
Y, si la vida es agraz,
Platero ofrece su fuerza
que se esfuerza
por ser suave caminada,
siempre blanca e iluminada.
Su voz,
atroz,
es encanto
como el canto
de un jilguero,
pregonero
de belleza
y de pureza.
De su lomo
yo me asomo
al mundo de la amistad
y humanidad.
A Platero
yo le quiero
manchado de mariposas
y de rosas.
     Burro hermano,
casi divino, porque fuiste tan humano.

Zacarías Palacios

Quiero decirte un secreto
que me quema el corazón:
Yo te quiero
con ardor.
Quiero cantarte una endecha
que me llena de emoción:
Tu sonrisa es una estrella
y un candor.
Quiero gritar con el viento
una sonata y canción:
Te deseo
con pasión.
Dame una luz de esperanza,
que me será un arrebol:
Y, de este modo, mi alma
quedará llena de ardor.
Cuando escucho los gorjeos
de un canoro ruiseñor,
luego siento
de tus besos el rumor.
Quiero plantar, en tu huerta
y en tu jardín, una flor,
y espero, con esa siembra,
como fruto tu favor.
Ya que te he dicho el secreto
y, en mi alma, nació el sol,
ahora creo
y amo a Dios.

Zacarías Palacios

Por los siglos infinitos, el tiempo llega a galope.
Corre cual potro sin freno y cual avalancha con prisa
y quiere empujar, en sus brazos, alud de meses y de años
y amontonar, en sus lomas, un gran enjambre de vidas.
Es un alazán fogoso, es un rayo sin destino.
El tiempo pasa y no para. El tiempo avanza sin brida,
sin saber dónde se esconde o dónde quedan sus huellas
pues duerme un sueño eterno y una penumbra a la deriva.
Son oleadas de siglos disparados
que atacan por el centro, por el lado y la orilla
para arrasar las flores,
botones y sonrisas
con su guadaña larga, curva y llena de hambre que no para
de apagar los luceros e chispas
del amor que naciera y viviera
para sembrar de flores y cantigas
el mundo prolongado e infinito, adornado de estrellas
y de mil mariposas coloridas.
Esa carroza triunfal e inexorable do los tiempos
parece que pretende aplastar con sus sombras marchitas
la voz y los clamores del espíritu
que nace entre cenizas
para sembrar la gloria de la historia
y proclamar conquistas
y virtudes y ciencias y esperanzas
y amores y alegrías.
Sólo el amor es una ilusión que llega,
una espada encendida
que hiere el horizonte de la nada
y rompe la muralla que cerca, estremecida,
el horizonte negro del tiempo arrasador,
y revienta la ojiva
que oprime la esperanza,
dejando allí una espiga,
que produzca las rosas y canciones
de un cosmos renovado, en las orillas
de un nuevo reino que nos lleve hacia Dios.
El reino eterno de la vida
y la emoción.

Porto Alegre, 22.02.2002

Zacarías Palacios

Dime, luna:
¿Por qué sólo brillas cuando estás desnuda?
¿Dónde te escondes, cuándo la noche estáobscura?
¿Para dónde huyes cuándo el sol aparece en laaltura?
¿Cuánto tiempo quedas dormida y muda?
¿Cómo sonríes con una sonrisa pura?
¿Qué piensas cuando estás colgada de tu cabellerarubia?
¿Por qué, dónde, cuándo, cómo erestan rubia
escondida en el seno de una noche obscura
y quedas tan desnuda?
Dime, luna, luna, luna, luna
¿Por qué y cuándo y cómo siempre alumbras,
al nacer todos los hombres, sus cunas?

Zacarías Palacios

Es una noche estrellada con un manojo de lirios,
aunque hace frío.
Es un girasol gigante con cabellos amarillos,
aunque hace frío.
Es un coral de gorjeos de ruiseñores y mirlos,
aunque hace frío.
Es un jardín encendido de pétalos y pistilos,
aunque hace frío.
Era una verde oleada, que burbujeaba en un campo de olivos,
aunque hace frío
Es una emoción sagrada que se perpetuó en los siglos,
aunque hace frío.
Era una tarde manchada de la ausencia, sin olvido,
aunque hace frío.
Es la meseta poblada de alhelíes dormidos,
aunque hace frío.
Es la inmensidad temblando con los rumores de trigo,
aunque hace frío.
Es la distancia alargada y bordada de caminos,
aunque hace frío.
Es el silencio cantando mil serenatas y ritmos,
aunque hace frío.
Es la tempestad rodando, por el cielo, sin peligro
aunque hace frío.
Era un torrente azul que lanza el arco iris al precipicio
aunque hace frío.
Eres tú con tu mirada llena de risa y cariños
y ahora no hace frío.

Zacarías Palacios

Lunes

La luna queda colgada
los lunes en la ventana.

Martes

Marte se fue a la guerra
y nos mató las estrellas.

Miércoles

Mercurio quiso comprar
las caracolas del mar.

Jueves

Júpiter, el dios del cielo
quedó lleno de silencio.

Viernes

Venus cantaba al amor
sus endechas de color.

Sábado

Saturno trajo emoción
y renovó mi pasión.

Domingo

Yo quiero que este domingo
vengas a soñar conmigo.

Zacarías Palacios

Cuando pienso en las palabras y busco significados,
me asalta un grande duda, que se enreda en el misterio.
porque podemos decir palabras y otras palabras.
Podemos lanzar al viento
mil palabras llenas sólo de vacío,
sin valor de sentimientos,
sin loores
ni lamentos.
Otras palabras también
son duras como el acero,
porque hieren como dagas
y se clavan en el pecho.
Almas blancas y sedosas dicen palabras sonoras,
que estallan como sonrisas y besos
y dejan su huella honda
de la vida en los senderos.
Son palabras de verdad.
Son fontanas y veneros
de los ríos plateados y rientes del afecto.
Y, aunque parezca mentira pues parecen paradójicas,
hay también las palabras que son flores de los cielos,
pues, más que en rumores y gritos,
su sentido sacrosanto sólo se escucha en silencio.

Zacarías Palacios