lo que te corta la carne
lo que te seca el dedo, la mano, el brazo
lo que te quema las vísceras
lo que encadena cada sueño
lo que te parte en dos, de la cabeza hasta el sexo
del cerebro hasta las entrañas
de aquí hasta allá
lo que no permite la vida, ni por dentro ni por fuera
lo que cambia el color de tu sangre

arráncalo, bótalo
quémalo, véndelo, regálalo
no importa como
pero ya
recházalo, escúpelo, písalo en la arena

Wolfgang Ratz

diario y precario
tocamos los pretextos
a cuatro manos
y a primera vista

365 coartadas
en los años bisiestos una más

Wolfgang Ratz

si crees que la vida es una guerra
no te faltará tu Waterloo
si crees que la vida es un paraíso
no te faltará la manzana
el ángel terrible
la expulsión
el exilio
el fin de la inocencia
el principio de la ciencia
y por lo tanto: la guerra
y tampoco escaparás a tu Waterloo

pero el tuyo aún tendrá sabor al paraíso…

Wolfgang Ratz

y si tal vez tus lágrimas después de todo
y si tal vez después de todo nó
ni tus palabras ni tu silencio
ni tu sueño, ni tu todo
ni tu nada
nada de nunca
nunca nada
y si tal vez yo sí pero tampoco
porque mi todo
sin tu todo
qué tal que no
qué tal que nunca
qué tal que tú
qué tal que sí
y si tal vez tus lágrimas después de todo
y si tal vez después de todo sí

Wolfgang Ratz