El caballero sale de la iglesia a paso largo. Saludacon gentil mesura a las señoras, abreviando ceremonias ycumplimientos. Aprueba sus galas y las declara acordes con la bellezadescaecida.

    Del río, avizor de la mañana y espejode sus luces, sopla un viento alado y correntón. Mece lossauces, y penetra las calles solas, alzando torbellinos de polvo.

    El caballero se retira a su casa desierta. Depone elsombrero y la recorre lentamente, ensimismado en la meditación.Apunta y considera los asomos de la vejez.

    Los suyos se extinguieron en la contemplacióno se perdieron en la aventura. Él mismo llega de ejecutarbizarrías en aguas levantinas. Decanta su juventud fanfarrona enlas urbes y cortes italianas.

    Junta con la devoción una sabiduríaalegre, una sagacidad de caminante, allegada de tantas ocasiones ylances.

    El caballero se sienta a una mesa. Escucha, através de las letras contemporáneas, la voz jocunda delas musas sicilianas. Pone por escrito una historia festiva, dondepersonas de calidad, seguidas de su servidumbre, adoptan, porentretenimiento y en un retiro voluntario, las costumbres de suscampesinos.

    El caballero finge discursos y controversias, dejosy memorias del aula, referentes a la desazón amorosa.

    Administra la ventura y el contratiempo, socorros dela casualidad, y conduce dos fábulas parejas hasta su desenlace,en las bodas simultáneas de amos y criados.

He renunciado a ti. No era posible
Fueron vapores de la fantasía;
son ficciones que a veces dan a lo inaccesible
una proximidad de lejanía.

Yo me quedé mirando cómo el río se iba
poniendo encinta de la estrella…
hundí mis manos locas hacia ella
y supe que la estrella estaba arriba…

He renunciado a ti, serenamente,
como renuncia a Dios el delincuente;
he renunciado a ti como el mendigo
que no se deja ver del viejo amigo;

Como el que ve partir grandes navíos
como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes;
como el perro que apaga sus amorosos brios
cuando hay un perro grande que le enseña los dientes;

Como el marino que renuncia al puerto
y el buque errante que renuncia al faro
y como el ciego junto al libro abierto
y el niño pobre ante el juguete caro.

He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que suboca pronuncia;
como esos granujillas otoñales,
con los ojos estáticos y las manos vacías,
que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparatesde las confiterías…

He renunciado a ti, y a cada instante
renunciamos un poco de lo que antes quisimos
y al final, !cuantas veces el anhelo menguante
pide un pedazo de lo que antes fuimos!

Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo.
Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño;
desbaratando encajes regresaré hasta el hilo.
La renuncia es el viaje de regreso del sueño…

Andrés Eloy Blanco

    Nos proponíamos visitar a un reyezuelotimorato. Pendía del asentimiento de la Gran Bretaña.

    Mandó, para facilitarnos el viaje, unaescolta de sus ministros, vestidos de seda amarilla. Montaban un barcofluvial, canoa de guerra, semejante a una mariposa desplegada.¡Tan original era el aderezo de sus velas!

    Teníamos siempre a la vista alguna pagoda deforma de campana, situada en una tregua del bosque. La naturalezatropical soltaba el coro de sus voces innumerables y lo gobernaba elgrito de un mono colgado por una sola mano. Los ministros del reyezueloaumentaban la batahola sonando una música de carraca y tambor.

    Superamos los rodeos del majestuoso caudal de agua yllegamos al palacio de nuestro personaje, edificio de estiloquimérico, en medio de una salva de cañones desusados.Los espantajos del sueño y las fieras del desiertoconstituían los motivos ornamentales de la arquitectura. El reyincorporaba su propio nombre, una serie de calificativos y atributossanguinarios, holganza de su vanidad ingenua.

    Nos recibió cortésmente y se dio porsatisfecho con nuestro saludo prosternado. Nos recitó, en laprimera entrevista, los preceptos relativos a la cólera y alorgullo, para darnos una idea de las doctrinas de su raza.

    Nos invitó, la noche siguiente, al pasatiempode un drama. La decoración poseía un olvidado sentidolitúrgico y los parlamentos, iguales y prolijos,componían la historia de una venganza. El conflicto sedesenlazaba por medio de un acaso inverosímil y lailusión dramática cedía el puesto a undesmán efectivo. Una mujer del serrallo, malquista del rey,desempeñaba el papel más odioso y fue enterrada viva.

A Lucila Velásquez

Los dispositivos de los barcos para la navegación solitaria funcionan confrecuencia a destiempo. Las técnicas de recepción, por ejemplo, noidentifican sino a sombras. Las señales de satélite vuelan en órbitas tanbajas que el ecuador está siempre distante y las sondas acústicas no midenprofundidades sino abismos insondables. En alta mar, cuando los lugares sonsiempre los mismos, el navegante solitario es el único ser que en elplaneta, fuera de la gran ballena, se alimenta de resonancias: cada andrajodel océano puede ser la última visión

Gustavo Pereira

    El almirante de la escuadra pisó el templo.Estaba ajado por las tribulaciones del viaje. Venía a cumplirlos votos enunciados, debajo del peligro, en un mar desconocido.Portaba en la diestra el volumen donde había consignado losportentos de la navegación. Lo puso en manos del sacerdote, aquien abordó modesta y dignamente, previniéndolo con unareverencia. Aquel relato debía inscribirse, a punta de cincel,al pie del ídolo gentilicio, en honor de la ciudadmarítima.

    Las naves aportaban rotas y deshabitadas. Losmarineros escasearon en medio de un mar continuo, cerca del abismo,cabo del mundo.

    Algunos recibieron sepultura nefanda en el seno delas aguas. Muchos perdieron la vida bajo los efluvios de un cielomorboso, y sus almas lamentan el suelo patrio desde una costa ignorada.

    Los supervivientes divisaron, camino del ocaso, elreino de la tarde, islas cercadas de prodigios; y descubrieron elrefugio del sol, labrador fatigado.

    Unos bárbaros capturados en el continente,prácticos de naves desarboladas, contaban maravillas de suvisita a un país cálido, más allá delmiraje vespertino; y aquellos hombres de semblante feroz y ojos grises,criados bajo un sol furtivo, motivaron con sus fábulasinsidiosas el comienzo del retorno.

    Yo vivía feliz en medio de una gente rústica. Susorígenes se perdían en una antigüedad informe.

    Deliraban de júbilo en el instante delplenilunio. Los antepasados habían insistido en el horror delmundo inicial, antes de nacer el satélite.

    Una joven presidía los niños ocupadosen la tarea de la vendimia. Se había desprendido delséquito de la aurora, en un caballo de blonda crin. Los sujetabapor medio de un cuento inverosímil y difería adrede sudesenlace.

    Escogía el jacinto para adornar sus cabellosnegros, de un reflejo azul. Yo adoraba también la flor enfermade un beso de Eurídice en un momento de su desesperanza.

    Me esforcé en conjeturar y descubrir elnombre y procedencia al darme cuenta de su afición a la flordesvaída. La joven disfrutaba el privilegio de volver de entrelos muertos, con el fin de asistir a las honras litúrgicas delvino. Desapareció en el acto de evadir mis preguntas insinuantes.

Sucede que las sondas electromagnéticas temen a las aguas del océano.

Yson entendibles sus razones. Por más alta que sea su frecuencia, éste lasamortigua, las desvanece, las aniquila, como hace con los rayos de luz ycon los náufragos irrecuperables. Ni siquiera el láser, tan pertinaz,puede traspasar la barrera de reflexiones, refracciones y absorciones de losfondos marinos, en donde anidan, tenaces y desvelados, los concertistas delas profundidades y las sombras eternas. Sólo por canales hasta ahorasecretos pueden viajar las ondas acústicas llevando y trayendo los llamadosde las centollas, el traqueteo de los crustáceos como si fueranametralladoras disparadas al mismo tiempo en un cuarto de vidrio, lostambores de los peces errabundos, los silbidos de las grandes ballenas y lalengua dulce y entrañable de los delfines.

Eso pasa con mi amor por ti, hasta ahora secreto, porque teme laincertidumbre de tus aguas.

Gustavo Pereira

    Yo estaba proscrito de la vida. Recataba dentro demí un amor reverente, una devoción abnegada, pasionesmacerantes, a la dama cortés, lejana de mi alcance.

    La fatalidad había signado mi frente.

    Yo escapaba a meditar lejos de la ciudad, en mediode ruinas severas, cerca de un mar monótono.

    Allí mismo rondaban, animadas por el dolor,las sombras del pasado.

    Nuestra nación había perecidoresistiendo las correrías de una horda inculta.

    La tradición había vinculado lavictoria en la presencia de la mujer ilustre, superviviente de una razainvicta. Debía acompañarnos espontáneamente, sinconocer su propia importancia.

    La vimos, la vez última, víspera deldesastre, cerca de la playa, envuelta por la rueda turbulenta de lasaves marinas.

    Desde entonces, solamente el olvido puede enmendarel deshonor de la derrota.

    La yerba crece en el campo de batalla, alimentadacon la sangre de los héroes.

          5

Tenía razón Buda
                        La carne es carne

Gustavo Pereira