Transgresión

«Hay dolores que la justicia nunca calmará, pero ojaláhubiera siempre justicia»

Al este encontrarás el paraíso,
¡oh! muerto en el jardín de tantas muertes,
que tomas la inocencia y la conviertes
en lágrimas que el llanto no deshizo.

Sepulcro llano, sangre sobre el piso,
pacífico rival de manos fuertes,
que todo en el dolor callado inviertes
y arrastras las palomas sin permiso.

Excremento, mural para la furia,
indómito patrón siendo prostíbulo,
hay una calle blanca en tu memoria…

Verás perder la noche en tu penuria
y solo rezarás en el patíbulo,
como un cordero muerto, blanca escoria.

A las víctimas de abuso deshonesto

Benjamín León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.