SIN ESCRÚPULOS

Sin escrúpulos,
al suelo…¡Tírate!
a la puerta de tu casa,
al asfalto caliente,
a la humedad de la escarcha.
¡Tírate!

Haz de tu cuerpo
la marca
de la desgracia viviente,
el síntoma
de la desolación permanente.

¡Invoca a todos los demonios!
vestido solo de harapos.
¡Maldice a todos los santos!
Con tus uñas la ruindad arañando.

Revolcado en el fango
de la dignidad implantada,
indefenso,
los ojos extraviados…
¡Y ese insufrible hedor que emanas!

Te he visto
por las calles, deambulando,
y ante miradas desdeñosas,
crecer sumido en tu mundo.
¡Una irónica sonrisa!
En tus labios asomando.

Tu cuerpo vulgar se vuelve ficticio,
tus piernas más flacas,
tu cara más cetrina…
Tu presencia al mundo reta,
¡haznos receptáculos
de nuestra conciencia!

Sin escrúpulos,
al suelo…¡Tírate!
Porque a la postre,
el día que te vayas…
¿Quién te va a contrariar?

A.Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.