Porque la vida es un sueño
         del que despertéun instante
sin cuerpo a vivir.

Y comprendí que vivir es caer prisionero,
del mundo y del tiempo… del hombre mismo;
vivir es venir a pagar con dolores y esfuerzo
el capricho de querer ser individual ante el todo.

Así que se vive como un pago y en pro de una conquista.
Fincada esta como meta suprema de la vida
en buscar con la armonía restablecer la totalidad;
la que habrá de hacernos libres por el arte de dar.

Y es
porque la vida es un sueño que deseamos tener
 que permanecemos soñando mientras vivimos
                                     que estamos despiertos.

Y nos vanagloriamos de la ciencia y de los productos
nacidos de nuestros descubrimientos de la naturaleza.
Y nos construimos una cárcel con nuestras necesidades;
para llamarla realidad y vendernos a ella como esclavos.

Entonces es que sepultamos en inerte fe
                a ese lugar-ente
                con el que solo nuestro sueños
nos reconectan; ¡como verdad!

Verdad perdida bajo ideas y conceptos,
donde la economía y el nacionalismos
son las identidades que gobiernan
nuestras almas y conciencias
                           egocéntrico-liberales.

Sergio Verduzco

      -I-

Vengo
a hacerme un homenaje a mí mismo
          como testimonio,
          con mi gratitudpor cometer
los hechos con que supe edificarme.

      -II-

Vengo
a reconocer cuanto me edifica hoy cada día de ayer,
para  renovarme al saber
                       y hacer a este que hoy soy yo, diferente a ayer,
                                            renovado en lucha
                           ante la vida
de potencia trasmutada en acción.

      -III-

Vengo
hecho un ovillo
        a querer deshilvanar la vida;
pero traigo conmigo,
        —rejuntado en todo micamino—,
un ramillete de méritos para defenderme del entorno
y transformarlo
                como camino
con mi paso y rumbo.

      -IV-

Así que vengo desde la ignorancia
crecido de conocimientos a creer quesoy,                          
transformándome de reconocerme y saber del mundo,
desde el dolor y la experiencia,
hecho con el perdón de  compartir el pecado original,
y sabido de que perder es ganar y ceder
                             renacer.

Sergio Verduzco

cuando los Pumas consuman las miradas de todos
con tan buen aliento que este incendie la esperanza.
      Esa con quien convivimos a despropósito,
que no deseamos reconocer como cumbre
                  porque no queremos ver
que
nos circunda
y nos invita a desatarnos
                           de la mentalidad
                                                siguiendo al Puma.

Porque los Pumas concluirán de reedificar la gran Tollán,
                                                  ya en ella deambulan
ronroneando con sus miradas de olfato todos los rincones
de la Gran Mole de la Pirámide;
acechando con todas sus acciones la cúspide.

Y porque todos los Pumas saben que existe tal cúspide
sabemos nosotros los mortales que El Águila existe y vendrá.

Sabemos que venimos porque nos vamos,
porque estamos fuimos y seremos en la decisión que nos hace.
                                                               Ser
y movimiento, en búsqueda de
                  un origen perdido con nacer.

El Águila vendrá porque existe la cumbre.
                       Y La Historia
es la pirámide de los hombres
                   en busca de un si mismo común,
entre edades de tiempo y épocas del mundo.

Los Pumas son los emisarios del Águila que habrá de venir.

Vendrá para que los Pumas queden convertidos en Tezcatlipocas,
                                                                     Humeantes Espejos
Cósmicos, con la pata metida a ser mundo, origen
que se mira a si mismo en el cambio del tiempo
                                    hecho imágenes del ser…

Sergio Verduzco

Yacemos fundidos
en el encuentro de nosotros mismos.
Buscando interiormente debelarnos en un  Ideal Hombre Total.
                                                                                                           Este,
tiempo ha
ya se encontró a sí mismo
                                en cada uno,
triunfando para ser él en todos por  sobre niveles ydistingos.

En consecuencia de él
Grecia se tornó en la cuna de nuestra concienciahistórica.
Roma fue la madre que nos parió como cultura. Y desdeellas
es que nos reconocemos
               como civilización
y aprendimos a saber de nosotros, del mundo y la vida.

Y esto  representa hablar de enormidades de saber acumulado,
con el cual transportamos la historia de todo como sabiduría;
esto desde los griegos y romanos hasta nosotros. Heredamos
sin tomar posesión de nuestros bienes y derechos,
por que ignoramos quienes somos
                                     y más del 99%
de cuanto atesoramos hoy en nuestras Bibliotecas y Universidades.

Somos seres igualmente
                 ignorantes,
como antes de Grecia y de Roma,
salvajes modernizados en narcisistas y conspicuos. Pocos
             somos concientes
             de la luz inserta en cada instante
             que nos acontece al ser.

Sabemos que transcurrimos,
que tanto venimos como vamos;
que un final aquí
     empieza otro destino allá.

Vivir son escaleras y eslabones
de una cadena de hechos-verdades de vida,
con ellos es que nos enfrentamos a nuestro destino,  
absorbidos por tornados en un collar caracol de ciclos espirales.

Heredamos la libertad de él,
         pero sin conocerlo entodos, sin ganar para la humanidad
el legado de la historia para la Conciencia del Hombre.

Somos divinos
en cuanto nos negamos a nosotros mismos como humanos.
La sabiduría es el camino a la luz.  Dios somos cada uno denosotros.

Nuestra aura griega
se absorbió a  la luz del modernismo  
                                            utilitario
                                           individualista,
                                           para enterrar el legado de Roma
en la inconciencia de nuestra interioridad,
al no saber caminar nuestro testimonio
                                —peregrinando el hoy—
                                               del Hombre Universal.

Sergio Verduzco

Quitemos la importancia que damos
a lo que pensamos de los demás.

Porque el hombre y su alma están en las emociones
lo que importa esta en los sentimientos  de cada uno
                                                           para cada cual.

A veces el pensamiento apresura los juicios.

No hay prisa de juzgar a nadie,
lo que pensemos de cualquiera
                     ni lo va afectar ni es su verdad.

Amen de que lo importante no es lo que me conviene,
ni tampoco lo que me hizo o dio aquel otro.

Lo que siento por mi prójimo y cuanto lo entiendo
es lo que vale y a mi debe importarme.
Importarme para dar a mi prójimo;
en un acto de entrega libertaria y testimonio.

No es lo importante lo que otros me den o hagan
porque nuestro deber es darles; a eso venimos a vivir;
dando es que pagamos el precio de ser libres.
Luego dar es un acto en nuestro recate y deber de ser libres.
Así que lo que importa es sentir y saber dar:
                                          por amor y conciencia
para dar lo correcto
a cada cual.

Esto que doy es lo que todos y cada uno merecemos
y a mi toca repartir.
Y es un, —apoyo a ellos y pago por mi libertad—
que nosotros les venimos a dar, por amarlos…

Amarlos tras perdonar, por aprender
a comprenderlos
            sin rencores ni remordimientos.

Sergio Verduzco

Despertó de sorpresa, y sintió como estaba lleno  deflojera; la que  se extendió por todo lo que él era,para vencer un desgano o abulia que le corroía  de perezaen todos sus venas. ¡Empujando sus ganas de vivir!

Ahí comprendió que era toda esa sangre que corríapor sus arterias, y que también era en todos y cada uno de losmúsculos y  huesos que él había ejercido,endureciéndolos con el oficio de sus propios recuerdos.

Aunque en la determinación  de estirar todos susmúsculos y osamenta se impregnó de alegría, porque la alegría viene de Dios y hace a la vida, y en sualargamiento de amor  estableció un sentir positivo. Estoconsumió el oxigeno necesario para caer en un estado optimista.

Y el buen humor recorrió su cuerpo desde el ombligo a cada unode sus extremos. Esto le sirvió como pista para estirarse adespegar y vivir ¡y  empujó a ello con todos susmúsculos, inhalando!

Ya sentía la energía en su cuerpo cuando empezótodo. Porque entonces cayó en la duda de la cual jamáslogró recuperarse.

Y esta duda lo enteró del olvido que tenía de todo supasado. ¿Quién soy? —se preguntó.

Pero solo recordó que recién despertaba de unsueño, en el sillón de un super autobús y enviaje, fuera del cual él no recordaba absolutamente nada de si.

¿De dónde venía?, ¿a dónde sedirigía?

En eso estaba cuando vio que llegaba a la terminal de autobuses.Doblaban  por la avenida que circunda una bella ciudad. Y entrarona la terminal

¡Dios mío!, ¿qué voy hacer, me bajoaquí?, ¡Quién soy! ¿qué hago?

Sergio Verduzco

Primero
que nada la realidad es. Y es como es y porque es.

Segundo
soy yo, quien despierta a esta realidad hecho subjetivo,
reaccionando a la realidad entre pensamientos
como reflexiones actos en respuesta
                                          ante  las circunstancias.

Espiritualmente somos al tomar conciencia
históricamente, como ser que camina y transcurre
                                                 transportando lo real a lo subjetivo
ejerciendo desde la ego idea la razón como influencia
                       y exprimiendo  saber y criterio de las experiencias.

Y en ello vagamos todos, a andanadas ,
como respuesta en crecer y vencer a la nada.

Somos construyendo, en  la percepción,
con la búsqueda y en las creencias del corazón.

Somos cuando estas creencias son transmutadas en creación
                                                —hechos propuestas activas—
regidos por el criterio arte técnica de la experiencia.
                                                                                   Esto
para proponernos prensarnos
                  y crearnos a nosotros mismos.

A esto se le dice estar vivo.

Sergio Verduzco

       I

Esa sonrisa tuya
incendia mi corazón
         de ansiedad ymelancolía
y tu cara me envuelve en sus rayos de luz.
Porque ante ti mi corazón es una melodía
                                                penetrante
de ti, amada.
Eres semilla germinada en instantes
                         en que brotas de mi
hecha alegría de vivir; transformándome
por estar amando en ti
          ysoñándote mía.

       II

 ¡Quien fuera el aire para acaricia tus muslos de tibioroble!

1Quien fuese el silencio para esfumarme fundido al sonido de tu voz!

¡Quien fuera el arco iris para competir contigo en lozaníay belleza!

       III

Aunque te vas me dejas sin culpas, permanezco
impecable en mi amor por ti, amándote
aún sin tu presencia igual que siempre.

       IV

Se que la esencia de todo lo que te di marcha contigo
y me conforto pensando que en cierta forma contigo me fui.

Sergio Verduzco

A Mariano Palacios.

       I

Estaba dormido yo
como duerme el Océano en el fondo del río,
lloraba en mi la vida  el principio de ser mar como negando elvacío
al que derramaban todas las aguas del mundo en ser ríos yríos
                                                                    que van a llegar
                                                                                    a ser mar.

¿Qué sería del mundo, del hombre y de la vidasin  agua? Sería
como una realidad sin mente, como energía sin materia.

¿Qué sería de la gran maza de fuego y tierra quees el mundo
                                                                                 sin los mares?

Oda al mar que se sostiene de las globales lluvias,
del llanto de todas nuestra vidas mortales
                                    minerales, vegetales y animales.
Loa a quien nos alimenta
             desde las tormentas
el agua que llora en todas las grietas y montes del mundo.

       II

A ahora es que despierto,
como la tromba que traspasa la noche en luz
hecha visión y lágrimas, como mi historia, convertida en andrajos
con los que me cubro yo de riquezas y sueños,
                                   de fantasías y anhelos del mundo.

¿Qué será de mi
cuando yo no sea del mundo? —me pregunto.

¿Qué será de mis huesos, del muscular poder quehoy me sostiene?

Oda a lo que soy, a lo que fui y a lo que seré sin estaraquí.
Porque de esa Oda es que existo en este hoy eterno
                                en que me pienso, siento, comprendo parte y entrego
entre lagrimas de lluvia
derramadas por sobre todos nosotros, los montes y mares delmundo,                                                                      
                                                                       más allá de él y de mi mismo.

Sergio Verduzco

Cuando el silencio aguarda por su muerte,
en los linderos de La Historia surge La Verdad,
para proclamarnos, ¡liberándonos de todos los ayeres
que era necesario recordar
            para reencontrarnos a nosotros mismos!

Recuerdo que al final de mi mismo,
rojo, como el horizonte
ya escuchaba el avance multitudinario del rencor y el odio,
adornando con la injusticia y el olvido al otro del capitalismo asocial.

Pero lo humano aún estaba por conquistar el corazón cósmicodel Hombre,
aguardaba a que la Historia alcanzara sus linderos con la verdad,
¡para llegar a esa conciencia  de nosotros mismos
                                             que abre el secreto de nuestra unidad!
Y que habrá de hacernos libres dando su lugar al mundo
y otro lugar, en la conciencia, a la armonía del alma universal
que da el pertenecer a un cosmos que nos hace uno y en ello divinos.

El capitalismo nacionalista y la economía como verdad
nos atrapaban en sistemas con injustos  tratos, hijos
de históricos conceptos económicos de trabajo y utilidad.

                          El hombre real es un todo social
que todas las civilizaciones tienen por ideal de si mismas.
               Su ausencia en la realidad del mundo creo tal pobreza
que el porcentaje del odio explotó en desolación y furia.

Será el momento de la locura manifiesta como realidad económicade la vida.

Pero esta locura manifiesta tronará las cadenas de nuestra mentirasdoradas:
del supuesto que el interés es la verdad como ciencia de lavida del mundo.

El sistema estaba probado
                  por la realidad de las necesidades humanas
que implica existir…
Por lo que,
en competencia ante el sistema,
fueron devoradas por este todas las naciones del mundo
                         con sus hombres, sociedad y civilizaciones.
Y el ser del sistema fue la naturaleza del hombre mundo;
fue la ciencia económica de la vida en el mundo de nacionese individuos;
¡El sistema fue la expresión del quehacer humano en podereconómico social
                                                                                 hecho capital!

Los que fueron salvos comprendieron ser esclavos de sus formas de pensarse.
                                                       Y aprendieron que
                                                       por la mente
al nacer nos reinventarnos como individuo y torcemos
la realidad de la esencia cósmica o social
                                                en subjetivismo,
naciendo a reinventarnos
                                         por objetivos
(en una vida de individuo persona -capacitación, consumo-conquista-
                   del mundo capitalista en el tercer milenio).

Sergio Verduzco