Sabe, si alguna vez tus labios rojos
quema invisible atmósfera abrasada,
que el alma que hablar puede con los ojos,
también puede besar con la mirada.

Gustavo Adolfo Bécquer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.