Qué triste pasan las golondrinas
Qué triste pasan por mi ventana…
Ya llegó el otoño y se van a un lugar
adonde brille más el sol…

Quién fuera como tu amiga…
Quién pudiera volar muy lejos
Quién pudiera desaparecer
en espacio y tiempo…

Si pudieras llevarme bajo tus alas
Si pudiera ir, adonde vas…
Si me dejaras dormir en tu nido…
Si pudiera viajar, bajo tus alas…

Si pudieras enseñarme a volar
amiga golondrina
¡¡Oh Dios!! si tan solo
pudiera olvidar…

Marta Monzón

Mi corazón es viajero de las noches.
Nunca está mucho tiempo
en el mismo lugar…
mi corazón es como una nube que pasa…

No trates de retenerme.
Déjame amarte una noche
y seguir mi camino…
Soy viajera del olvido…

Soy aquella que olvida
pero que nunca miente
que pasa por tu lado
y sigue sonriente…

Deja que siga mi camino
soy como las olas del mar
que llegan y se van…
Como el viento que pasa
y jamás volverá…

Querer retenerme sería imposible,
dame un beso y déjame
seguir mi camino…
Soy la buena amante
y el mal amor…

Marta Monzón

Recuérdame cuando mires el mar…
en los días de lluvia…
en las tardes otoñales…

Recuérdame cuando en la noche
mires las estrellas…
Cuando escuches aquella canción
que nos unió…

Piensa en mí cuando
en las tardes camines
por la orilla del mar
con los pies descalzos…

Cuando contemples las gardenias
y te envuelvan en su perfume.
Acuérdate de mí…

Recuérdame cuando camines
por cualquier parque
y las hojas de los árboles
cambien su color…

Cuando mires las aguas
de cualquier arroyuelo
tú me recordarás…

Si te sientes alegre
cuando te sientas solo…
Cuando la luna llena
te envuelva en su misterio…
Te acordarás de mí…

Marta Monzón

Con mis labios te digo que: te amo
Son los labios que tanto tu has besado
Con mi mirada te digo que: te adoro…
son los ojos que siempe has amado…

En mi libro te escribo estos versos
que hablan de mi historia de amor por ti…
Con esta copa de vino brindo por ti…
por mí… por este gran amor…

Bebe de mi copa, búscame en mis versos,
toma mis labios, hambrientos de tus besos,
no desdeñes lo que hoy te ofrezco…

Mañana tal vez no estaré a tu lado.
Tómame ahora que traigo auroras
de amores nuevos… primaveras de dulzuras
Mañana tal vez… será tarde…

Marta Monzón

Nadie muere de amor,
eso dice la gente, pero cuento
los días, los minutos… de todos
estos años separada de ti…

La tristeza no mata… es cierto,
pero cada día que pasa
un pedazo de mi alma
huye de mi en tu busca…

¿Puede alguien por qué
cada día que pasa…
cuento un día menos
alejada de ti…?

Y estas ansias de amarte
sobre todas las cosas
y de adorarte siempre
más allá de la vida…
más allá de la muerte…

Marta Monzón

Cuántas cosas quisiera ser
por estar a tu lado…
Que sería montura
si tú fueras caballo…
para ir contigo piel a piel…
Quisiera ser zapato
si fueras zapatero…
el calor de tu cuerpo…
El jabón que te baña…
Ser agua cuando sientas sed
Azúcar de tu café…
la horma de tu zapato…
la calle por donde andas…
la noticia que te agrada
cuando lees el periódico
el domingo en la mañana…
Ser la cuchilla que te afeita
Sería guitarra si tú me tocaras…
Ser tu principio y tu final
Amor en lo que seas…
Quisiera ser tu complemento…

Marta Monzón

Incondicionalmente
yo me entrego a ti
no te pido nada
solo quiero amarte.
Incondicionalmente
por solo una noche
seré enteramente tuya
sin guardarme nada.

Quiero amarte completo
 sin barreras, ni muros
abriendo caminos
por estar contigo
tan solo una noche.

Y amarte despacio…
alargando los segundos…
huyéndole a la madrugada.

Amarte…
intensamente
apasionadamente
tan solo una noche

Incondicionalmente.

Marta Monzón

Tus labios son
la cuna de mis besos.
Tus sabios labios
inventaron nuevos besos
para mí.
Labios que guardan besos
tus besos inventados
besos que nunca olvidaré.
Tus labios mensajeros del amor.
Tus labios que ofrecen
besos pecadores…
Si besar tus labios
es pecado…
Me condeno
al Infierno de tu boca.

Marta Monzón