Cuando la ardiente luz de la mañana
Tiñó de rojo el nebuloso cielo,
Quiso una alondra detener el vuelo
De mi alcoba sombría en la ventana.

Pero hallando cerrada la persiana
Fracasó en el cristal su ardiente anhelo
Y, herida por el golpe, cayó al suelo,
Adiós diciendo a su quimera vana.

Así mi ensueño, pájaro canoro
De níveas plumas y rosado pico,
Al querer en el mundo hallar cabida,

Encontró de lo real los muros de oro
Y deshecho, cual frágil abanico,
Cayó entre el fango inmundo de la vida.


Julián del Casal

  De Teófilo Gautier

En la fuente cristalina
De su jardín solitario,
Se baña la fiel sultana
De hermoso cuerpo rosáceo.

Ya no ocultan finas telas
De su seno los encantos,
Ni la red de hilos de oro
Sus cabellos destrenzados.

El sultán que la contempla,
Tras los vidrios del serrallo,
Dice: —«El eunuco vigila,
Yo solo la  veo en el baño».

—«Yo también, —dice una nube
Que cruza el azul espacio—,
Veo su cuerpo desnudo
De mil perlas inundado».

Pálido Achmed, cual la Luna,
Toma el puñal en su mano
Y mata a la favorita…
Cuando la nube ha volado.


Julián del Casal

Un cielo gris. Morados estandartes
Con escudo de oro; vibraciones
De altas campanas; báquicas canciones;
Palmas verdes ondeando en todas partes;

Banderas tremolando en los baluartes;
Figuras femeninas en balcones;
Estampido cercano de cañones;
Gentes que lucran por diversas artes.

Mas, ¡ay!, mientras la turba se divierte
Y se agita en ruidoso movimiento
Como un mar de embravecidas olas,

Circula por mi ser frío de muerte
Y en lo interior del alma sólo siento
Ansia infinita de llorar a solas.


Julián del Casal

Amantes de la quimera,
Yo calmaré vuestro mal:
Soy la dicha artificial,
Que es la dicha verdadera.

Isis que rasga su velo
Polvoreado de diamantes
Ante los ojos amantes
Donde fulgura el anhelo;

Encantadora sirena
Que atrae, con su canción,
Hacia la oculta región
En que fallece la pena;

Bálsamo que cicatriza
Los labios de abierta llaga;
Astro que nunca se apaga
Bajo su helada ceniza;

Roja columna de fuego
Que guía al mortal perdido,
Hasta el país prometido
Del que no retorna luego.

Guardo, para fascinar
Al que siento en derredor,
Deleites como el amor,
Secretos como la mar.

Tengo las áureas escalas
De las celestes regiones;
Doy al cuerpo sensaciones;
Presto al espíritu alas.

Percibe el cuerpo dormido
Por mi mágico sopor,
Sonidos en el color,
Colores en el sonido.

Puedo hacer en un instante
Con mi poder sobrehumano,
De cada gota un océano,
De cada guija un diamante.

Ante la mirada fría
Del que codicia un tesoro,
Vierte cascadas de oro,
En golfos de pedrería.

Ante los bardos sensuales
De loca imaginación,
Abro la regia mansión,
De los goces orientales,

Donde odaliscas hermosas
De róseos cuerpos livianos,
Cíñenle, con blancas manos,
Frescas coronas de rosas,

Y alzan un himno sonoro
Entre el humo perfumado
Que exhala el ámbar quemado
En pebeteros de oro.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Quien me ha probado una vez
Nunca me abandonará.
¿Qué otra embriaguez hallará
Superior a mi embriaguez?

Tanto mi poder abarca,
Que conmigo han olvidado,
Su miseria el desdichado,
Y su opulencia el monarca.

Yo venzo a la realidad,
Ilumino el negro arcano
Y hago del dolor humano
Dulce voluptuosidad.

Yo soy el único bien
Que nunca engendró el hastío.
¡Nada iguala el poder mío!
¡Dentro de mí hay un Edén!

Y ofrezco al mortal deseo
Del ser que hirió ruda suerte,
Con la calma de la Muerte,
La dulzura del Leteo.


Julián del Casal

Yo sé que nunca llegaré a la cima
Donde abraza el artista a la Quimera
Que dotó de hermosura duradera
En la tela, en el mármol o en la rima;

Yo sé que el soplo extraño que me anima
Es un soplo de fuerza pasajera,
Y que el Olvido, el día que yo muera,
Abrirá para mí su oscura sima.

Mas sin que sienta de vivir antojos
Y sin que nada mi ambición despierte,
Tranquilo iré a dormir con los pequeños,

Si veo fulgurar ante mis ojos,
Hasta el instante mismo de la muerte,
Las visiones doradas de mis sueños.


Julián del Casal

¡Oh, divina Belleza! Visión casta
      De incógnito santuario,
Ya muero de buscarte por el mundo
      Sin haberte encontrado.

Nunca te han visto mis inquietos ojos,
      Pero en el alma guardo
Intuición poderosa de la esencia
      Que anima tus encantos.

Ignoro en qué lenguaje tú me hablas,
      Pero, en idioma vago,
Percibo tus palabras misteriosas
      Y te envío mis cantos.

Tal vez sobre la Tierra no te encuentre,
      Pero febril te aguardo,
Como el enfermo, en la nocturna sombra,
      Del Sol el primer rayo.

Yo sé que eres más blanca que los cisnes,
      Más pura que los astros,
Fría como las vírgenes y amarga
      Cual corrosivos ácidos.

Ven a calmar las ansias infinitas
      Que, como mar airado,
Impulsan el esquife de mi alma
      Hacia país extraño.

Yo sólo ansío, al pie de tus altares,
      Brindarte en holocausto
La sangre que circula por mis venas
      Y mis ensueños castos.

En las horas dolientes de la vida
      Tu protección demando,
Como el niño que marcha entre zarzales
      Tiende al viento los brazos.

Quizás como te sueña mi deseo
      Estés en mí reinando,
Mientras voy persiguiendo por el mundo
      Las huellas de tu paso.

Yo te busqué en el fondo de las almas
      Que el mal no ha mancillado
Y surgen del estiércol de la vida
      Cual lirios de un pantano.

En el seno tranquilo de la ciencia
      Que, cual tumba de mármol,
Guarda tras la bruñida superficie
      Podredumbre y gusanos.

En brazos de la gran Naturaleza,
      De los que hui temblando
Cual del regazo de la madre infame
      Huye el hijo azorado.

En la infinita calma que se aspira
      En los templos cristianos
Como el aroma sacro de incienso
      En ardiente incensario.

En las ruinas humeantes de los siglos,
      Del dolor en los antros
Y en el fulgor que irradian las proezas
      Del heroísmo humano.

Ascendiendo del Arte a las regiones
      Sólo encontré tus rasgos
De un pintor en los lienzos inmortales
      Y en las rimas de un bardo.

Mas como nunca en mi áspero sendero
      Cual te soñé te hallo,
Moriré de buscarte por el mundo
      Sin haberte encontrado.


Julián del Casal

  Imitación de Coppée

Yo en la soledad he dicho:
—¿Cuándo cesará el dolor
Que me oprime noche y día?
—¡Nunca!—el eco respondió.

—¿Cómo viviré más tiempo,
En tan cruel opresión,
Cual un muerto en su sudario?
—¡Solo!—el eco respondió.

—¡Gracias, oh suerte severa!
¿Cómo de mi corazón
Acallaré los gemidos?
—¡Muere!—el eco respondió.


Julián del Casal