Tendrás un título, a alguien estarás dirigido,
más no preguntes, tan solo cumple tu función.

Deja que te ensucie, te manche y te maltrate,
yo se que fiel a tu misión, dejarás que imprima en tu superficie,
puntos, rayas comas y curvas, tan vanas y al mismo tiempo tan profundas.

Me pregunto si tienes futuro, histórica y generalmente no.

Hoy yo aturdido, perdonen los confundo,  los mezclo y en mi insensibilidad
y egoísmo continuo como si no les importase.

Espero sepan perdonarme, aunque no tiene porque.

Lo que es espontaneidad, aquí como en ningún ladoquedará.

No sé si saben, (yo sí), para qué servimos?, de esta forma,en este momento
y así agrupados.

Tendrán futuro en mis manos criminales?
lo siento más ustedes no me bastan, pensé darles un uso
y en base al homenaje que les ofrezco,  no se los digo, me locallo,
y así todo es más fácil,  pobre de mi, iluso,creí les podría confiar, no puedo,
prefiero que viváis sin mi secreto, a que me escuchéisy muráis.

En ustedes confió, mas no así en mi, dudo de mi decisiónfutura,
continuemos y pongamos fin  a este homenaje,  no desesperéis,
no esta lejano el día en que en ustedes confié y luego los destruya.

JUNIO 1974

Jorge Lebasi González

Y te tengo y no gozo,
pues juzgo y califico,
comparo y pretendo,
cambiarte a mi modo,
y te juzgo duramente,
como si fueras enemigo,
y soy injusto contigo,
y soy estúpido conmigo,
y cuando faltes
o de tu lado me eches,
lloraré desoladamente,
el no haberte gozado,
por haberte juzgado.

Jorge Lebasi González

A las cuatro, te llamo
por que te amo,

A las cuatro, te busco
por que te extraño,

A las cuatro, te pienso
por que te quiero,

A las cuatro, te evocó
por que te necesito,

A las cuatro, te huelo
por que me hace falta,

A las cuatro te miró
por que te necesito,

A las cuatro te extraño
pues no estas conmigo,

A las cuatro las odio,
pues no te encuentro,

A las cuatro imaginó
que ya estas conmigo,

A las cuatro,
a las cinco,
a las seis,
a las siete,
ayer, hoy y mañana,
pero también
al amanecer,
y al anochecer.

Jorge Lebasi González

Yo te dije,
te advertí,
vos sabias
pero querías.

Nunca pude negarte nada,
lo sabías y con ello jugabas.

Arriesgaste tu amor
pensando ganar,
Te toco perder,
pero a mi también.

Tus ojos fueron
Océanos donde navegar,
tu sonrisa un lecho
donde descansar

Tu cuerpo un fuego
donde disfrutar
y tu pasión una escuela
de lo que es amar.

Fuiste lo prohibido,
fuiste lo que quise
fuiste amada y soñada.
y hoy todavía te evoco
y a veces te extraño.

Recuerdo tus demandas
de amor y compañía,
y rememoro tristemente
nuestros lejanos momentos
de amor, pasión y ternura.

Fui tuyo un año,
eso fue todo,
brevemente todo,
eternamente todo.

Me conmueve todavía
tu dolor ante el adiós,
y hay días como el de hoy
en que te extraño locamente.

Jorge Lebasi González