Con sigilo se acercó
—envuelto en llamas— el palo,
al papiro —inmaculado—,
ejerciente de envoltorio
de un apreciado tesoro
cubano labrado a mano.

No pasaron tres minutos
para llegar lo esperado:

tras varias aspiraciones
y sin siquiera notarlo
terminaron siendo nubes
papiro, tesoro y palo.

(otra forma de decir que fumé un cigarro)


Jorge del Rosario

Buenos días.
No has cambiado mucho cariño,
te veo igual cada mañana.
Tu chata nariz,
tus ojos achinados…
ni el pelo te crece.

No pasa el tiempo por ti.

Yo tampoco he cambiado mucho.

Sigo siendo el mismo.

Incapaz de romper
de una vez esta foto
que veo cada mañana.


Jorge del Rosario

Llueve la luna
en el suburbio de esta noche amanecida
roturas múltiples
que a golpe de bramido  
traslada el mar a mi cara
preñándola de lágrimas calladas.


Jorge del Rosario

Visité aquella ciudad desolada
vestida con plumas de ángeles
destrozados por explosivas ondas
que tatuaban cicatrices
-inoperables e inoperantes-
en el cerebro de los neonatos.
No hay.
No quedan casi individuos
con aquel afortunado parecido al mono.
Cuanto más derecho se puso el humano,
más derecho humano violó.


Jorge del Rosario

Cabello corto, rubio… liso.
Pestañas grandes y ojos azules.
Nariz corta, labios carnosos.
Barbilla sobresaliente. Orejas pequeñas.
Mamas poco desarrolladas.
Abdomen impecable.
Sin vello púbico.
Manos largas, bien cuidadas,
piernas  perfectas.
Centroeuropea seguro.

«Bisturí» —dijo el forense—,
«es la tercera chica de la calle
en lo que va de mes».


Jorge del Rosario

Desde ayer no hacen los diablillos
sus diabluras
ni cantan angelitos en su vuelo…
hasta Dios está sentado,
sobre el suelo,
oyendo entretenido como un niño,
historias, cuentos, sueños y aventuras.


Jorge del Rosario

Entre barrotes de arrugas

                         se fuga mi pasión

                                                a
                                                  n
                                                    u
                                                      d
                                                        a
                                                          n
                                                            d
                                                              o 

                                                                     s
                                                                     á
                                                                     b
                                                                     a
                                                                     n
                                                                     a
                                                                     s 

                                                                               incoloras


Jorge del Rosario

Paraninfo, paralela, paradisíaca.
Para todo.
En sus primeros tiempos.

Paradigma , parabólica , parámetro,
Para casi todo.
En su segunda etapa.

Páramo , parafernalia , paranormal.
Para casi nada.
En su tercera etapa.

¿Paraguas, paracaídas, parapeto?.
Nunca la viví así.  
En cualquier etapa
en que necesité su ayuda.


Jorge del Rosario

Quizá su mano,
tatuada por años de trabajo,
transmite una dureza inexistente.
Pero al tocar los surcos de su palma,
   te recorre el cuerpo
una inevitable sensación de acogida.

Quizá su verbo,
forjado entre las hierbas de la huerta,
no sea de fina escuela.
Sin embargo,
   sus  sencillas palabras,
te dejan una huella inolvidable
porque huelen a honradez.

Quizá su espalda,
moldeada por un sol de amanecida,
te dé la imagen de rudeza.
Al darse la vuelta,
su pupila, limpia
   te lleva hasta su corazón
desde donde, cada latido
   reparte una inusual generosidad.

Quizá un día te encuentres
   con unas manos, unas palabras y una espalda…
si al darse la vuelta ves su corazón
entonces es Juan.

(a mi amigo Juan Caballero, en Corsa 10, 2002)


Jorge del Rosario

Detrás del mostrador
observé al abuelo,
con algún diente de metal.
Pregunté por la madre y
con cierto aire de vergüenza
el viejo repondió:
 « trabaja desde la tarde
         hasta altas horas dela noche… »
El niño, debía tener 10 o 12 años.
Parecía bastante menor.
Sus pestañas inmensas
se abrían como cortinas
para mostrar unos ojos
mezclados de enfermedad y tristeza…
«soy colombiano…» dijo
     «feliz navidad… » sonrió.

           (a mis hijas)


Jorge del Rosario