En la vieja Colonia, en el oscuro
  rincón de una taberna,
tres estudiantes de Alemania un día
  bebíamos cerveza.

Cerca, el Rhin murmuraba entre la bruma,
  evocando leyendas,
y sobre el muerto campo y en las almas
  flotaba la tristeza.

Hablamos de amor, y Franck, el triste,
  el soñador poeta,
de versos enfermizos, cual las hadas
  de sus vagos poemas:

«Yo brindo —dijo— por la amada mía,
  la que vive en las nieblas,
en los viejos castillos y en las sombras
  de las mudas iglesias;

»Por mi pálida Musa de ojos castos
  y rubia cabellera,
que cuando entro de noche en mi buhardilla en la
  frente me besa».

Y Karl, el de las rimas aceradas,
  el de la lira enérgica,
cantor del Sol, de los azules cielos
  y de las hondas selvas,

el poeta del pueblo, el que ha narrado
  las campestres faenas,
el de los versos que en las almas vibran
  cual músicas guerreras:

«Yo brindo —dijo— por la Musa mía,
  la hermosa lorenesa,
de ojos ardientes, de encendidos labios
  y riza cabellera;

»por la mujer de besos ardorosos
  que espera ya mi vuelta
en los verdes viñedos donde arrastra
  sus aguas el Mosela».

«¡Brinda tú!»—me dijeron—. Yo callaba
  de codos en la mesa,
y ocultando una lágrima, alcé el vaso
  y dije con voz trémula:

«¡Brindo por el amor que nunca acaba!»
  y apuré la cerveza;
y entre cantos y gritos exclamamos:
  «¡Por la pasión eterna!».

Y seguimos risueños, charladores,
  en nuestra alegre fiesta…
Y allí mi corazón se me moría,
se moría de frío y de tristeza.

Ismael Enrique Arciniegas

Ya aspiro los aromas de su huerto;
Las brisas gimen y las hojas tiemblan.
Cuán bella ¡oh luna! a nuestra cita vienes…
        Sueña, alma mía… ¡sueña!

Herido traigo el corazón… ¿Deliro?
¿Es el canto del ave que se queja?
Es su voz… ¡y me llama! ¿Por qué tardas?
        Ven, mis brazos te esperan.

¿Son mentira tus besos?… ¡No me engañes!
Ábreme tu alma y cuéntame tus penas.
¿Lloras?… ¿por qué ?… Si nuestro amor es crimen,
        Crimen, bendito seas;

Traigo para tu sien una corona,
Para ensalzarte mi arpa de poeta.
Yo haré en mis cantos, alma de mi alma,
        ¡Nuestra pasión, eterna!

Jura otra vez que me amas, que eres mía;
Jura… ¡nadie ríos oye! ¡Nada temas!
—«¡Tuya! bien mío… ¡para siempre tuya!»
        ¡Sueña, alma mía… sueña!

1884

Ismael Enrique Arciniegas

¿Quieres que hablemos? Está bien empieza:
Habla a mi corazón como otros días…
¡Pero no!… ¿qué dirías?
¿Qué podrías decir a mi tristeza?

…No intentes disculparte: ¡todo es vano!
Ya murieron las rosas en el huerto;
el campo verde lo secó el verano,
y mi fe en ti, como mi amor, ha muerto.

Amor arrepentido,
ave que quiere regresar al nido
al través de la escarcha y las neblinas;
amor que vienes aterido y yerto,
¡donde fuiste feliz… ¡ya todo ha muerto!
No vuelvas… ¡Todo lo hallarás en ruinas!

¿A qué has venido? ¿Para qué volviste?
¿Qué buscas?… Nadie habrá de responderte!
Está sola mi alma, y estoy triste,
inmensamente triste hasta la muerte.

Todas las ilusiones que te amaron,
las que quisieron compartir tu suerte,
mucho tiempo en la sombra te esperaron,
y se fueron… cansadas de no verte.

Cuando por vez primera
en mi camino te encontré, reía
en los campos la alegre primavera…
todo era luz, aromas y armonía.

Hoy todo cuán distinto… Paso a paso
y solo voy por la desierta vía.
—Nave sin rumbo entre revueltas olas-
pensando en la tristeza del ocaso,
y en las tristezas de las almas solas.

En torno la mirada no columbra
sino esperanzas y páramos sombríos;
los nidos en la nieve están vacíos,
y la estrella que amamos ya no alumbra
el azul de tus sueños y lso míos.

Partiste para ignota lontananza
cuando empezaba a descender la sombra.
…¿Recuerdas? Te llamaba mi esperanza,
¡pero ya mi esperanza no te nombra!

¡No ha de nombrarte!…¿para qué?… Vacía
está el ara, y la historia yace trunca.
¡Ya para que esperar que irradie el día!
¡Ya para que decirnos: Todavía,
Si una voz grita en nuestras almas: ¡Nunca!

Ismael Enrique Arciniegas

Se aleja el barco. Luz de madrugada.
La aurora alumbra el peñascal sombrío,
y de garzas el vuelo ligera bandada
tiende en la quietud del río.

En sus alas la luz se atornasola,
y del oriente entre rosados velos
parecen, blancas, en la orilla sola,
un adiós silencioso de pañuelos.

Ismael Enrique Arciniegas

Cortina de los pilares
es la enredadera verde.
¡Cuál se amontonan pesares
cuando la ilusión se pierde!

¿Ya olvidaste la canción
que decía penas hondas?
De un violín el grato son
se oía bajo las frondas.

Suspendida del alar
lucía mata de flores.
¿Ya olvidaste aquel cantar,
cantar de viejos amores?

De noche en el corredor
te hablaba siempre en voz baja.
¡Cómo murió nuestro amor!
¡Qué triste la noche baja!

Por el patio van las hojas…
en sombras está el salón…
¡Qué tristes son las congojas
de un herido corazón!

Ismael Enrique Arciniegas