II. ¿POR QUÉ?

¿Por qué tú que me amabas con esa multiforme
solicitud celeste, me dejas hoy? ¿Por qué
no acudes a mis lágrimas?

                                    —Es un misterio enorme…
—Es un misterio enorme…, ¡pero yo lo sabré!

Deja un comentario