I. SONETO

¡Qué son diez años para la vida de una estrella!
Mas para el triste amante que encontró la mitad
de su alma en el camino, y se enamoró della,
diez años de connubio son una eternidad.

Diez años, cuatro meses y siete días quiso
el Arcano, que encauza las vidas paralelas,
juntarnos no en meloso y estulto paraíso,
sino en la comunión de las almas gemelas.

                    Conducidosmarchamos
                    por un amor experto;
                   del brazo siempre fuimos,

                    ytal nos adoramos,
                   que… ¡no sé quién ha muerto,
                   o si los dos morimos!

Junio 29 de 1912
Amado Nervo

Deja un comentario