¿Dónde levanto la mano?
Tengo algunas dudas.
Necesito satisfacer algunas dudas.
¿Dónde levanto la mano?
¿En este semestre? ¿En el otro? ¿Aquí?
¿Es a Quien imagino al que Le debo preguntar?
¿O a nadie?
¿Dónde levanto la mano?
¿En qué clase?
Quiero saber por qué algunos de mis hermanos
se están matando en el Medio Oriente.
No entiendo. Quiero que alguien me explique.
Dije que tengo algunas dudas.
¿Dónde levanto la mano?
¿Quién lo sabe?
¡¿Quién lo sabe?!

Freddy López

Se disfrazó de razón
alternó entre nosotros
vino a mí
fue fuerte
se vistió de orgullo
y   len  ta  men  te
fingió desvanecerse

Luego resurgió
maléfico
vanidosamente transformado

(Y te odié
como no odié a más nadie)

Pero todo se fue manchando con luces
con luces infinitas
y lo olvidé
Todo lo olvidé

(Terminó difuminado en el espacio
extraviado
perdido)

Hoy ha despertado

Se ha quitado sus adornos orgullosos
sus pendientes de razón
y mi amor
ha quedado por ti
para ti
íntegro
total
enteramente desnudo

Hoy te amo

Freddy López

Apagón. Las ideas se estabilizan
sin interrupciones publicitarias;
como planetas orbitan titulares
que de un foco —El Congreso— equidistan.
Curiosidades: “Versión oficial”
se distancia de “Versión general”:
porque una viene del oficialismo.
(Junto a esto no hay estrella que tenga espectáculo.)
En deportes, patentaríamos uno.
Genial. Golpear cacerolas en plazas.
(Preveo el final: mi país contra Argentina.)
Acepto que una mosca me moleste…
Vueltas las interrupciones concluyo
que tales son de vital importancia.

Freddy López

En el colegio, conmigo,
estudiaba una muchacha
que cuando su madre se iba
siempre lloraba.

También había otro niño
que si encontraba el momento
terminaba por tomarse
el pegamento.

Y otro también —no recuerdo
nombres— con mucha miopía:
con cada paso que daba
al suelo se iba.

Yo, desde mi blanca mesa,
pulía mi primer arte,
tratando de dibujar
a Miguel Ángel.

***

Bien recuerdo que un día
claro me dijo mi madre:
“…si no llego temprano hoy
cruzas la calle

y llegas solo a la casa…”.
Yo me quedé entreviendo
si es que había posibilidad
de plasmar miedo.
.
.
.
Esa mañana me entretuve
desdibujando a Miguel Ángel;
con mi madre se fue lo claro
y con miedo crucé la calle.

Después de eso, no era el mismo: era grande.

Freddy López

Quiero caer en el presidio,
entre otras cosas,
para hacer ciertas comparaciones.
No me importa el crimen.
Quiero presenciar las huelgas de hambre,
estar al tanto del costo de un puesto,
de las dificultades para dormir,
de saber estar allí,
de ser.
Instruirme sobre la economía interna.
Reconocer eso que tanto esperan los reos
del Ministerio de Infraestructura;
sorprenderme por el alguien
que personalizaría mi visita.
Aprender a vivir.
Mi intención es saber
qué tanto me he perdido.

Freddy López