Siempre voy y vengo por los tiempos idos
buscando refugios, esquivando olvidos;
la infinita trama que pude tejer
En la ofrenda diaria hubo tantas manos
generosas, francas con amor de hermanos
en cuyo báculo yo pude crecer

Memoricé trayectos , al jardín , al huerto;
las verduras frescas y el jazmín abierto;
la lluvia y el viento por el corredor
Mi madre el músculo, campesina dura
guiaba la casa con toda soltura
Mi padre en ideas era un vencedor.

Mi barrio y sus calles, tapiz de adoquines
Miraban al valle, de ahí a los confines
Entraban carretas y el viejo pregón:
“sandiítas frescas”; olor y dulzura
Venían de lejos con el alma pura
Fueron del verano la feliz canción

Y creció mi mundo camino a la escuela
Amigas y juegos. Primera candela
donde la maestra me enseñó a leer.
Aún me sonríe cuando la recuerdo
En los nuevos libros le pido su acuerdo
Parece que juntas vamos por doquier

En algún recodo me nació el misterio
El viejo dilema: “la vida y su imperio”
A través de Cristo traduje el por qué
Abracé principios y me hice obrera
de la misma causa que el Señor me diera
Con esa oriflama talvez moriré

Pero hay otras voces tocándome el alma
Hoy son melodías en horas de calma
Ayer la locura de mi corazón
De aquellas historias románticas, bellas
que guardo dormidas , perduran estrellas
lumbre de mis sombras , toda mi razón

Regreso a las cumbres surgen los momentos
Y todo el encanto de dos nacimientos
Bendijo mi vientre fecunda bondad
y ya hubo más nidos del árbol añoso
crecieron espigas ,retoños hermosos
multiplicó mieses mi gran heredad

Siempre voy y vengo por ayeres idos
Donde se han quedado mis seres queridos

5-09-2004
Eliana Segura Vega

Voy a imaginar que el creador por privilegio
me encarga un reportaje del planeta
en este punto de la tierra
Dios querrá saber si sus dominios
están siendo administrados con sus normas
Será mi observatorio la estrella más cercana
si puedo transparentar la costra
de la herida que presenta el aire
o bajaré al pasaje angosto con numeración errática
e inseguro nombre, en el suburbio de los valles;
a la calle antigua nominada por un prócer
donde habitan jubilados con miseria disfrazada
a la amplia avenida de arboledas
de los optimistas profesionales jóvenes
Subiré de cerro en cerro a condominios con radares
y cromáticos paisajes
a mensurar taxonomías que han creado pertenencias

Por todas partes habrá señales de cómo el hombre
comparte con el hombre la tenencia  y el poder en lametrópoli:
en basuras, ríos turbios, malezas y jardines
en la dieta de los ricos y los pobres
en la ropa tendida en los cordeles
en titulares desmentidos de diarios y revistas
en los haberes suntuarios declarados por las leyes,
en las encuestas, mercados, los moles y la ropa,
la arquitectura planeada por artistas
y la otra artesanal improvisada;
mediagua popular en el barro de las “tomas”

En la comarca inmensa de todas las alturas
viven unos pocos discutiendo las ideas
en los bajos promiscuos, pendencieros
de la escuela focalizada con problemas; las mayorías
anónimas obedecen y trabajan
disminuyen cesantía y elevan los índices
de la solvente economía, consumen droga y la proveen
a los usuarios de lujosos automóviles;
discuten y se aturden cada día en cada hora;
la plata no cubre la publicidad de la tele
talvez por eso roban, saquean y matan
la moral como el idioma han perdido su importancia
no queremos pedofilia ni menores violentados
en las orgías de guatones animales, mas, el dinero losencubre
porque llevan apellidos rimbombantes
y los pequeños no saben defenderse y prostituyen
no sólo su cuerpo tantas veces precario y mal oliente
sino también la dignidad que desconocen.—

Las personas que aún creen bajan las persianas

Detrás de las ventanas con barrotes
se refugian en el templo de sus almas
en la fe que de repente se les pierde
o el más allá misterioso donde tal vez
todos los valores y las normas
justifiquen esta obra tan perfecta que tú, Señor,
nos diste para bien administrarla

He terminado tan sólo la sinopsis
de mi humano reportaje .—lo demás
de premios y castigos
corre por tu cuenta

Eliana Segura Vega

Acerco la mirada al circuito de los años
sesgada por olvidos y fugas voluntarias
sin ningún nihilismo ni egolatría falsa
(se mira en lontananza las mejores pinturas)
¿no es por cierto la aurora, la figura lejana
y el ocaso es el cierre de imprecisa distancia?
Reconstruyo y evoco la materia y el átomo
Amasijo en mis manos la greda primigenia
El soñado boceto de una ruda artesana
que le puso a las formas el perfil de sus sueños,
su precaria riqueza la montaña y el mástil.
La nostalgia recorre su angélico alcázar
las dimensiones etéreas las construcciones vanas;
oquedades que aprietan toneladas de sombras
Hay grandes cataclismos asolando la siembra
Diezmadas floraciones de joyas impolutas
Se queda invertebrado su código más tierno;
silencioso dormita y enmudece la historia
El poder no es la gloria; se cortan eslabones
en la ronda infinita que creó desvaríos
Van creciendo mil vallas, silábicos monólogos,
el abrazo que aprieta sólo el viento que pasa,
las suplencias oníricas; orgiástica bohemia,
charlar con los fantasmas, presagiar las neblinas,
adivinar horóscopos, reinventarse la vida.
La idea mutilada subyace en recoleta
y salimos a actuar con disfraz de sonrisa
Los por qué, para qué; tienen cárcel privada
Trashumantes las almas detrás de los crepúsculos
recuerdan y se escapan a zonas prohibidas
El circuito tolera impensadas materias…

18 octubre 2004
Eliana Segura Vega

PUEDO ESCRIBIR LOS VERSOS MÁS TRISTES ESTA NOCHE
Afuera es plenilunio, la de cara  redonda
pasea por el cielo cortejando al océano
La noche es un arpegio de salmos y de loas
con grillos camuflados y con sapos en cólera
Estoy sola y muy triste recordando el pasado
Nuestra cita escondida, la de besos furtivos
era un dulce coloquio de pasión y ternura
Un día fue tan mío: MI ÁNGEL, AMOR, MI FAUNO
Confabuló el oráculo, el jardín se hizotálamo
Estaba yo hechizada, danzaban los astros
¿cómo puedo olvidarlo? si violín era el viento
y en su boca era un canto y en mi oído un poema.
 
PUEDO ESCRIBIR LOS VERSOS MAS TRISTES ESTA NOCHE
Mi soledad lo llama con un grito del alma
Traspasará mi voz la barrera del tiempo
Como débil silueta persiguiendo un fantasma
Yo me niego a pensar que otros brazos lo acojan
Aunque rota mi red ya no pudo atraparlo
ni mi amor infinito, mi dolor, ni mis lágrimas
La noche es tan hermosa pero estoy solitaria
Talvez está con otra, tal vez me haya olvidado
Difícil aceptar: la eternidad es mito
Utopía celeste en el concierto humano
 La noche de nostalgias me la trajo la luna
Esperaré el olvido cuando vaya menguando
¿la fuerza de otro amor reemplazará al primero?

Eliana Segura Vega

Emerge tu recuerdo en la noche en que estoy

Atomiza la estrella agonizante
el último rayo, perplejo,
engrilla la cripta, lapidario oasis de un triste final
Soñadora romántica te cavaste la fosa
la única compuerta,
el vórtice del tiempo la hizo hojarasca
los besos nocturnos no tuvieron auroras
ceniciento polvillo fue la blanca ilusión
¡oh mi joya preciosa, era yo tu alcancía!
buceador de almanaques todavía sin nombres
en arrobo y transparencia fui niña inmaculada
Sin pudor, en el éxtasis, supe ser mujer
Estás en la otra orilla poseído y completo
Te llevaste mis ansias de la rosa en capullo
Mi esperanza era todo una mesa de dos
Despojado y herido, las linfas secaron
Cadavérica esfinge del incierto destino
Soñadora romántica, te cavaste la fosa
en el túnel incierto  de la tosca aridez
todo fue aborto, cegaron el cielo
flechas de veneno
bocas sedientas
se hartaron de océanos
y palideció en torbellino la leve y pequeña
lucecita de amor
soñadora romántica gira tu hélice
y busca otro sino

Eliana Segura Vega