Aquella noche; mi alma tembló
cuando, en medio de la tormenta,
te llevaste mi corazón

D.A.D.
27/05/04
00:12hs

Diego Alberto De Gregori

Si yo fuese pintor,
dibujaría este cuadro,
pero soy escritor,
entonces, te lo relato:

Ha pasado la media noche
salgo a la terraza, iluminada
por una Luna partida
en su perfecta mitad.

Esta mitad de la Luna me mira
bajo el párpado que forma
la nube que la esconde.
Sobre mi cabeza;

centenares de perlas blancas
hacen flamear mi codicia.
Llevo la mirada más al frente,
los pómulos avergonzados

de las nubes, le cambian el color
oscuro y salpicado a la noche.
Entorno a esto;
el cruel y triste silencio…

D.A.D.
28/06/04
1:35am.

Diego Alberto De Gregori

Ella estuvo enamorada de él
pero él nunca lo creyó.
Él estuvo enamorado de ella
pero nunca se lo declaro.

Se encontraban los viernes
por casualidad a la hora de cenar,
cruzaban sus miradas
pero ninguno decía nada.

Luego de comer, y de algunos
ida y vuelta  en un vaivén,
en las horas previas al sueño
se contaban secretos en silencio.

Ella escuchaba sus historias,
reía de sus bromas.
Él adoraba esos labios,
se moría por besarlos.

Se encontraban los Sábados
al llegar la mañana,
luego de que cada uno,
una vez más, se soñara juntos.

 Después de desayunar
él comenzaba a empacar,
debía volver a su hogar;
aun no se iba y comenzaban a llorar.

Ella era gaviota
necesitaba emigrar.
Él era un pájaro
que nunca pudo cantar.

D.A.D.
29/06/04
01:10am.

Diego Alberto De Gregori

Desde el edificio más grande que encontré
abro mis brazos y me dejo caer.
El viento en el rostro me recuerda
que tus manos me han acariciado.
La velocidad con la que viajo
es el ritmo de mi corazón desesperado.
Y el encuentro con el pavimento
será igual al momento de tu partida.

D.A.D.
13/07/04
12:37

Diego Alberto De Gregori

El ave voló rasante
por los campos del dolor
para poder llegar a la constelación
de tus ojos y morir en su interior

D.A.D.
14/07/04
16:41hs.

Diego Alberto De Gregori

Princesa de la poesía:
este caballero servil,
debe partir hacia las cruzadas,
con los sueños en la espalda
y en la mano el corazón,
para que no le duela
decirte: Adiós.

D.A.D.
20/07/04
15:39hs.

Diego Alberto De Gregori

(para Andrea)

Sueño con el momento en el que tus ojos
dejen de ser una fotografía,
en el que tu risa ya no sea una fantasía.
Quiero que también existas

fuera de este mundo de poesía
para poder endulzarme con tus caricias.
Comprobar que nos une una magia
que esta mas allá de toda magia conocida .

Creer que tenemos una sola vida
para pasarla junto a tus pupilas.

D.A.D.
21/07/04
10:46hs.

Diego Alberto De Gregori

(A Maru)

Amanecía. Estábamos frente al mar,
el brillo de tus ojos se confundía
con el verde preciso del agua.
Mis ojos, que perdidos miraban

el sol de aquella clara mañana,
contactaron de golpe con tu alma.
Las primeras y hambrientas gaviotas
buscaban rápidamente su alimento,

mientras trataba de sostener mi aliento.
Cuando el viento sopló del norte
pude viajar hacia el horizonte

donde confluyen el mar y el monte
antes de que crezcan, inmensas, las olas
de tus labios para ahogarme diciendo adiós.

D.A.D.
02/07/04
15:31hs.

Diego Alberto De Gregori

Cuándo vendrá la lluvia
que apague este fuego.
Cuándo vendrá el agua
que calme este mar.

Cuándo vendrá la verde hierba
que pare estedesierto.
Cuándo vendrá elamor
que calle estedolor.

D.A.D.
30/10/03
17:03hs.

Diego Alberto De Gregori

(Para Andrea)

El tren en el que viajo deja la estación
pero no me lleva a donde voy.
España esta muy lejos hoy,
cruzo el océano con mi imaginación.

Me quedo con tu foto y el amargo sabor
de que tus ojos no me ven.
Me parece reconocerte en el andén,
pero te evaporas con el calor.

Sueño con que una noche pueda alcanzarte,
llevarte por las calles silenciosas
volando, como pequeñas mariposas.

No pienso en nada, solo en conquistarte.
Me quedo esperando el próximo tren
para ver si viajas tu también.

D.A.D.
12/04/04
14:41hs.

Diego Alberto De Gregori