BONGO (*)

A Nicolás Guillén

Boga el bongo a manta abierta:
¡Mangle, gangoche y madera!,
ritmo de remo quebrando
el agua plástica y densa.
Un tronco pasa flotando
como un cocodrilo manso
y el bonguero «espadillando»
esquiva el acecho, largo.
Ritmo de remo quebrando
el agua plástica y densa.
Apacible cruza el bongo
su marcha cansada y vieja:
el bongo corta las olas
como si fueran de cera.
Rompe el norte amenazante
como un gallo en pie de guerra,
más el bongo y navegante
le conjuran saltando
de cresta en cresta:
el bongo corta las olas
como si fueran de arena.
Larga lengua de madera
mojada de son y brea,
ola tímida y ligera
que en su canto se repliega
y se pierde fugitiva entre su profunda huella.
Boga el bongo a manta abierta:
¡Mangle, gangoche y madera!,
¡Soplo vegetal,! ¡aliento apenas!,
traza tu rumbo de estrellas,
corta el viento y la marea,
cabalga entre tu son de sombras
y entre tus sombras navega.

Abel Salazar V.
Costa Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.