Yo te conozco desde entonces,
cuando todo te nombraba,
mi brisa de nocturna flora,
mi último suspiro.
Ahí, amada, éramos.
Estábamos destinados,
fundidos por la misma estrella,
clavados por la misma noche,
bordados por la misma luna.
Estábamos resueltos desde entonces,
como una sola causa,
pendiendo como un sólo pétalo.
Yo te amaba, mujer,
eras tú el tiempo por venir
en la más rojiza de las tardes
cuando el aire se agotaba.
Desde ese tiempo,
entre las piedras volcánicas del ser
tú y yo éramos
un sólo florecer del mundo,
una sola lápida
en la geología del amor.

Benjamín León

Galopa, galopa, corcel de espuma aérea
relincha con tu canto de hojas
con tu fruto de manos y nubes
y tu paladar de lluvias y flores.
Tu vientre con sombra eterna
va hiriendo el día y luego la noche.
no descansa las manos ni el sueño

Tienes aroma de agua y tormenta
sabor de harina y costa ciega.
Golpeas la hondura de los hombres
y caes como golpe de espada en árboles,
y sigues elevándote, cometa de nada,
gentil ruiseñor sin silencios,
con alas de vidrio otoñal
con furia de fruta de invierno.

¿Quién detiene tu paso oscuro en la noche?
¿Quién te enfrenta cuando atacas el crepúsculo?

Enciendes tu llama de aire eterno,
tu diente de sable lunar que gira y gira
y todo te teme en tu avanzar oscuro
en tu susurro de amor y muerte
y en tu pastar de muros caídos.

La tierra te atrapa con las manos abiertas    
los árboles desgranan sus ramas
el pescador enciende los remos y huye
y el poeta te canta en su silencio:
“Galopa, galopa corcel de espuma aérea
relincha con tu canto de hojas
y nace desde el sueño del mundo
donde mi canto es tu voz volviendo”

Benjamín León

A Valentín

Como pan, como plata, como lluvia,
como pequeñas plumas sobre el nido,
así me surge cada abrazo tuyo,
profundo en tu paisaje de inocencia,
cruzando la avenida de los años.
Pequeño tejedor de cada tiempo,
si miro tu camino despejado,
si observo tu mañana de igualdades,
entonces yo conozco en realidad
la ciencia del amor entre los hombres.
Ah tu profunda risa sin distancia,
tus ojos de azucenas por la noche,
tu frente solitaria y decidida.
Tal vez tus manos blancas y amorosas,
tal vez tu voz de trigo enternecido,
no sé, quizás tu boca sin envidia,
quizás tu pelo en carnaval oscuro,
tal vez tu lengua sin rencor ni pena
o todo lo que el hombre nunca vive
cabrían en tu mundo como otoños
abriendo aquellos brazos que te cierran
los mismos que se piensan más humanos.

Benjamín León

Te rompería el aire los suspiros
si callaras mi cuerpo con tu boca.
Si toda tu distancia
fuera un movimiento sobre las ganas.
Lluvia, pétalo, dulce, dulce.
Te gemirían los poros uno a uno
en el contacto oculto,
en la insuficiencia de la piel.
Sometida frente al mundo
a ver si olvidas lo que es amar
cuando el mar te desboque soplo adentro
y giman tus pulseras en desgarro.
Te abrazaría el amor,
te calaría la fuerza de los témpanos.
Cómo te buscaría. Más a prisa al vuelo.
Se te hundirían las uñas
con toda la soledad acompañada de la alfombra
cuando te contenga la lengua con mi lengua.
Te poseería en la muerte de la estrella,
como una boca de lobo,
como una sonrisa de buitre,
como una ola en la pecera.
Todo te daría en una sola luna,
frágil y resumida, te concluiría.
Te aclamaría en el amor esclavitud.
Todo, todo, todo.
Hasta que nos oculte el día
y de mi sólo queden gotas en tu memoria.

Benjamín León

Hoy será el viajero en tu paisaje
el leve despertar dentro del nicho.

Pálida la frente,
    ojos dolor del mundo.

El cisne ya no tiene un lago.

Hoy se ha muerto el hombre.

Benjamín León

Yo debí amarte y nacer,
debí ser como un kilómetro de venas
en el cañaveral de tus latidos,
debí quererte tierra y ser semilla
hasta que en tus senos el amor brotara.
Yo debí amarte, pero ocurre
que nos timbró la luna pasajera
en la cresta de los vientos
y nos hizo muros
y nos tatuó de escarcha
y nos golpeó de mar en mar
como un caballo torcido
o como nevadas rosas
que nada entienden del amor.
Yo debí ser tiempo y fui memoria
en las raíces de tu noche
en todo el emigrar del mundo
porque nos resignó la aurora
cuando sus racimos eran tarde
y de entre todos tus besos
sólo un beso nos ató
como una pequeña muerte
que sepultó la primavera
cuando comenzabamos a amar
en el instante prófugo del fin.

Benjamín León

Hemos cruzado todos los caminos
desnudos sobre el lecho,
atados a cuadernos minerales
que frotan la raíz de la existencia.
Tu joven crisantemo
fue robando mis estatuas
y nos marcó la noche
con muertos y ladridos ciegos
con voces y distancias nulas
sepultando la sal en tus entrañas.
¡Oh cuerpo desterrado!
¡Oh pulpa inaccesiblemente ágil!
Qué fuego, qué roca, qué luz,
qué prisión desenterrada
consume la epidermis de tu néctar
y viaja al corazón de los azules?
Qué brote se aproxima a las aceras
y quiebra los cristales
con rápidas palabras,
con furia y con gemidos?
Un día nacerá al sur de tus dos senos
con noches derribadas
por lanzas y palomas contenidas
rozando mi presencia al norte de tu lecho
sin más resignación que la contienda.

Benjamín León

Niña que en piedras de fuego concluyes todo
con una mirada relampago rompes el matiz
y en un segundo vuelves a caer en mi nada.

Jugaste a escalar montañas empinadas
un poco antes del escondite del cóndor
cerca de las nubes de plata, entre el marrón
y el blanco de una dulce montaña
que como cadera de fuego prendía mi alma.

Tu noche, no alcanzo a ser noche larga
sólo asomó la luna por tu triste ventana
cuando en un suspirar eterno ya me odiabas.

Enemiga mía, lluvia soñada
diamantes cubrieron tus sueños que gotearon
hasta convertirse en sangre derramada.
Y como un puñal que duerme
en una espalda suave, clavada,
hiciste el surco donde la semilla de la muerte
trazó su campo de desesperanza.

Tal vez tu dolor es como el viento de agosto
que no tiene medida ni logra distancia
y entre tus párpados se enciende la obscura
noche que tus ganas derrama
entre claveles de cementerio y rosas de gala
expirando un amor de cenizas que es nada.

Quizás tu corazón de tierra
no lleva el mineral de la madre sagrada
y el hierro de las venas es agua
y tu amor una gotera molesta, en la noche larga.
Quizás como yo, te sientas cansada
y destruyas un sueño de oro
por otro que emerge desde una cama
donde una mano que no tiene tacto
ruge y devora tu alma
que se entrega sin maletas guardadas
entre la corteza de un pino
y tu triste piel de acacia.

¡Oh enemiga mía!
blanca lluvia, dura escarcha
motivos de muerte de la noche esperada
usurpadora del tiempo en la distancia
donde corroe el silencio mi esperanza.

No sé que verano besa tu boca
ni que lágrima lleva por nombre mi recuerdo
sólo entiendo que la sal que nuestro amor sazonaba
se ha perdido como el río
entre un mar de odio y una cordillera nevada.

Y mañana, aunque ese mañana quizás no exista
vestiras de negro y enlutada pensarás
haber sido enemiga de quien más te amaba.

Benjamín León

“Hay dolores que la justicia nunca calmará, pero ojaláhubiera siempre justicia”

Al este encontrarás el paraíso,
¡oh! muerto en el jardín de tantas muertes,
que tomas la inocencia y la conviertes
en lágrimas que el llanto no deshizo.

Sepulcro llano, sangre sobre el piso,
pacífico rival de manos fuertes,
que todo en el dolor callado inviertes
y arrastras las palomas sin permiso.

Excremento, mural para la furia,
indómito patrón siendo prostíbulo,
hay una calle blanca en tu memoria…

Verás perder la noche en tu penuria
y solo rezarás en el patíbulo,
como un cordero muerto, blanca escoria.

A las víctimas de abuso deshonesto

Benjamín León

Afuera el mundo gira sin contento,
la paz está bañada de revueltas,
la sangre nace y muere dando vueltas
y tiñe de dolor el son del viento.

Un grito es libertad en sufrimiento
Palomas: ¡De la muerte estáis envueltas!
Y caen sobre el parque desenvueltas
las trampas del politico en convento.

El hombre y la traición en armonía
gobiernan con palabras tan sonoras…
son besos con veneno del que besa.

Amor… esa palabra que existía.
Justicia ¿Por qué tanto te demoras?
Hay tanta libertad muriendo presa.

Benjamín León