La tierra prometida fue la infancia
el beso claro, beso de fin puro,
ropaje enternecido de la estancia
buscando cimentar su breve muro.

Del nido era el amor en toda instancia
el único pincel frente a lo oscuro
dejando su color y su fragancia,
su traje resguardado en lo seguro.

Y fue de copa en copa así la vida
bebiendo la inocencia de los años,
mirando el verde campo florecido.

Se fue, mas no llegó la despedida
su brote, su camino en los peldaños
llevó por cada frente lo vivido.

Benjamín León

Te rompería el aire los suspiros
si callaras mi cuerpo con tu boca.
Si toda tu distancia
fuera un movimiento sobre las ganas.
Lluvia, pétalo, dulce, dulce.
Te gemirían los poros uno a uno
en el contacto oculto,
en la insuficiencia de la piel.
Sometida frente al mundo
a ver si olvidas lo que es amar
cuando el mar te desboque soplo adentro
y giman tus pulseras en desgarro.
Te abrazaría el amor,
te calaría la fuerza de los témpanos.
Cómo te buscaría. Más a prisa al vuelo.
Se te hundirían las uñas
con toda la soledad acompañada de la alfombra
cuando te contenga la lengua con mi lengua.
Te poseería en la muerte de la estrella,
como una boca de lobo,
como una sonrisa de buitre,
como una ola en la pecera.
Todo te daría en una sola luna,
frágil y resumida, te concluiría.
Te aclamaría en el amor esclavitud.
Todo, todo, todo.
Hasta que nos oculte el día
y de mi sólo queden gotas en tu memoria.

Benjamín León

Del verbo de tus labios, un cielo me derrota,
un trino despertado del viento entumecido,
un barco de papel que por el mar no flota,
un triste atardecer sin ver el sol perdido.

La vida es un ocaso que pierde su memoria
atado por tus manos el aire huele oscuro,
un día sin mañana, un pueblo sin historia
un alguien que no es hombre, hundido sin futuro.

Acá la soledad tiene canción de cuna
si en sueños dice un niño llorando ser tu hermano
con rastros del querer vestidos de esta hambruna
que roba del cordón un último hortelano.

De lágrimas se nublan los días más felices,
de luto en las espigas le llora el tiempo al trigo
cubriendo golondrinas con párpados tan grises
que tanto amor del mundo se tiñe de castigo.

Amarte es un volver al vientre enmudecido
y ser en lo que queda del sueño despojado
un lánguido lamento de todo lo perdido
que un triste amanecer el cielo me ha robado.

Benjamín León

Yo debí amarte y nacer,
debí ser como un kilómetro de venas
en el cañaveral de tus latidos,
debí quererte tierra y ser semilla
hasta que en tus senos el amor brotara.
Yo debí amarte, pero ocurre
que nos timbró la luna pasajera
en la cresta de los vientos
y nos hizo muros
y nos tatuó de escarcha
y nos golpeó de mar en mar
como un caballo torcido
o como nevadas rosas
que nada entienden del amor.
Yo debí ser tiempo y fui memoria
en las raíces de tu noche
en todo el emigrar del mundo
porque nos resignó la aurora
cuando sus racimos eran tarde
y de entre todos tus besos
sólo un beso nos ató
como una pequeña muerte
que sepultó la primavera
cuando comenzabamos a amar
en el instante prófugo del fin.

Benjamín León

Yo nací
de las extrañas tierras de tu pecho
mujer,
para quererte o buscarte
yo nací.
Fui también mendigo,
el más mendigo de los hombres,
amaba, antes de amar amaba.
Y por las invisibles zonas
que en tu piel sentía
yo amaba.
Era entonces el poniente
atado a tu crepuscular ausencia
y amaba tu rostro de nieve
y tu rayo de voz
y tu caminar al sol derretido
aún antes de amarte amor, amaba,
amaba.

Benjamín León

Niña que en piedras de fuego concluyes todo
con una mirada relampago rompes el matiz
y en un segundo vuelves a caer en mi nada.

Jugaste a escalar montañas empinadas
un poco antes del escondite del cóndor
cerca de las nubes de plata, entre el marrón
y el blanco de una dulce montaña
que como cadera de fuego prendía mi alma.

Tu noche, no alcanzo a ser noche larga
sólo asomó la luna por tu triste ventana
cuando en un suspirar eterno ya me odiabas.

Enemiga mía, lluvia soñada
diamantes cubrieron tus sueños que gotearon
hasta convertirse en sangre derramada.
Y como un puñal que duerme
en una espalda suave, clavada,
hiciste el surco donde la semilla de la muerte
trazó su campo de desesperanza.

Tal vez tu dolor es como el viento de agosto
que no tiene medida ni logra distancia
y entre tus párpados se enciende la obscura
noche que tus ganas derrama
entre claveles de cementerio y rosas de gala
expirando un amor de cenizas que es nada.

Quizás tu corazón de tierra
no lleva el mineral de la madre sagrada
y el hierro de las venas es agua
y tu amor una gotera molesta, en la noche larga.
Quizás como yo, te sientas cansada
y destruyas un sueño de oro
por otro que emerge desde una cama
donde una mano que no tiene tacto
ruge y devora tu alma
que se entrega sin maletas guardadas
entre la corteza de un pino
y tu triste piel de acacia.

¡Oh enemiga mía!
blanca lluvia, dura escarcha
motivos de muerte de la noche esperada
usurpadora del tiempo en la distancia
donde corroe el silencio mi esperanza.

No sé que verano besa tu boca
ni que lágrima lleva por nombre mi recuerdo
sólo entiendo que la sal que nuestro amor sazonaba
se ha perdido como el río
entre un mar de odio y una cordillera nevada.

Y mañana, aunque ese mañana quizás no exista
vestiras de negro y enlutada pensarás
haber sido enemiga de quien más te amaba.

Benjamín León

Con tacto y con locura te rodeo,
cuerpo desnudo, cuerpo obsceno, mío,
savia genital contra el propio lecho
que busca acelerado que lo tome.

Que dentro de tu cuerpo soy la piel,
que dentro de tu boca soy el aire,
que muerdo cuando muerdo tus deseos
y enciendes las espaldas en gemidos.

Diva fresca, ciudad de lengua tibia,
disturbio destinado entre tus piernas,
yo sólo veo amor sobre tu cuerpo.

Detengo en los orgasmos los papeles;
confusos desde el vientre del amor
y somos del olor, la  madrugada.

Benjamín León

Yo te conozco desde entonces,
cuando todo te nombraba,
mi brisa de nocturna flora,
mi último suspiro.
Ahí, amada, éramos.
Estábamos destinados,
fundidos por la misma estrella,
clavados por la misma noche,
bordados por la misma luna.
Estábamos resueltos desde entonces,
como una sola causa,
pendiendo como un sólo pétalo.
Yo te amaba, mujer,
eras tú el tiempo por venir
en la más rojiza de las tardes
cuando el aire se agotaba.
Desde ese tiempo,
entre las piedras volcánicas del ser
tú y yo éramos
un sólo florecer del mundo,
una sola lápida
en la geología del amor.

Benjamín León

A Valentín

Como pan, como plata, como lluvia,
como pequeñas plumas sobre el nido,
así me surge cada abrazo tuyo,
profundo en tu paisaje de inocencia,
cruzando la avenida de los años.
Pequeño tejedor de cada tiempo,
si miro tu camino despejado,
si observo tu mañana de igualdades,
entonces yo conozco en realidad
la ciencia del amor entre los hombres.
Ah tu profunda risa sin distancia,
tus ojos de azucenas por la noche,
tu frente solitaria y decidida.
Tal vez tus manos blancas y amorosas,
tal vez tu voz de trigo enternecido,
no sé, quizás tu boca sin envidia,
quizás tu pelo en carnaval oscuro,
tal vez tu lengua sin rencor ni pena
o todo lo que el hombre nunca vive
cabrían en tu mundo como otoños
abriendo aquellos brazos que te cierran
los mismos que se piensan más humanos.

Benjamín León

Hoy será el viajero en tu paisaje
el leve despertar dentro del nicho.

Pálida la frente,
    ojos dolor del mundo.

El cisne ya no tiene un lago.

Hoy se ha muerto el hombre.

Benjamín León