Papeles impresos de tinta.
Se arrugan y se queman
se rompen pero Para algunos
más valiosos que la propia vida.
Grandes palacios decorados en oro y marfil
Pagados con hambre
con  abuso y con almas
con muerte y con sangre.
Pueblos razas culturas
devorando vida que estuvo antes de la vida
flores, montañas, armonía
Como la peor de las  plagas de Israel.
Demonios de acero voladores Como pájaros
rápidos como el viento
Fuertes como leones  pero
terribles como el hombre.
horribles como el mismo holocausto
Lanzan llamas de fuego negro para tener más
Y más y más y más.
Pueblos y razas consumidas por el fuego.
Lluvia de sangre devastadoras como la ira de Zeus
¡abre los ojos! Solo es papel.
Salud, dinero, amor
La felicidad?
Sangre dinero y ambición
la realidad.
Maldito invento, maldita peste, maldita sociedad.

Andrés Quevedo

Amiga Hortensia, renace conmigo ¿entiendes?
Salgamos de la rutina, de este camino,
Este destino uniforme.
Amiga Hortensia, toma mi mano, ¿escuchas?
Busquemos nuevas formas, rompamos cadenas,
Salgamos de este lugar, olvida tu sed.
No te conformes ni con el riego diario
Ni con luz solar, eres más.
Amiga Hortensia, por favor, ¡escúchame!
Por que aunque escuchas, no lo deseas.
¡Perdóname! Perdóname por soñar, por olvidar.
Solo dos plantas somos, solo dos flores
sin mayor esperanza tú bella!
Yo encarcelado en algo, sin precedente?
Condenado a la vida inerte.

Andrés Quevedo