Hay un adiós que sabe a ti
Hay un adiós de ese silencio
Que muchos gritan
Que pocos entienden

Hay un adiós que sabe a púrpura
A púrpura de belleza, de espera, de nostalgia
De soledades que gritan a un amor que ya partió
Y es que por el olvido no paso

Hay un adiós que sabe a tu sonrisa
De esas sonrisas que cambian la vida y reviven el alma
No hay mas adioses en este absurdo devenir de lo terrenal
Ya que lo nuestro era algo simplemente celestial

De tu adiós a mi adiós no hay despedida
Porque inconsciente de tu partida
Mi corazón halló con tu amor
La mas eterna compañía

Alejandro Ramírez Silva

Me decido amarte
A arriesgarme, a ser parte de la historia
De lo intangible, de lo buscado, de lo esperado

Me decido a conquistarte
A ser aire de tu paraíso
Y caricia de tu destino

En lo pensado anido mil preguntas
En lo impensado solo una respuesta

Me arriesgo a perder, a ganar junto a ti
Lo que puede ser amor
¡Que dulce bendición!
 
Me decido a ser canción, a ser emoción
y con un suspiro tú pasión (pausa)
¡Sos mi inspiración!

Me decido habitarte, a encontrarte
Me decido a no dejarte,  a llevarte
Me decido a que decido, si  en un instante …

Mi corazón entregarte

Alejandro Ramírez Silva

Tu mirada es el delirio, el sin fin concreto
De mi búsqueda, de mi espacio
Tu mirada es un instante infinito
Un atardecer sin miedo, un rincón de lo bello

Tu mirada es el presagio de un sueño cumplido
Es lo visible y lo invisible de sentir
Me atrevo a pensar que puedo en ella vivir
Y sin ella lo que puedo morir

En mi silencio te extraño
Puedo pensar, pero mas aún creer
Creer que me miras,  que te miro
Que sos el viento y que sos mi abrigo

En la luna veo tu mirada, en las estrellas tus ojos
Palpito de saber que algún día me ames sin palabras
Sin caricias, sin juramentos
Solo viéndome, solo viéndote

Siendo uno, siendo todo.

Alejandro Ramírez Silva

A veces me pregunto si me extrañas
Si sigues siendo mía o sigo siendo tuyo
Si habito en tus recuerdos
O vivo junto a ellos

De las soledades que el viento habla
Hay mil historias que el tiempo lleva
En una de ellas fui pasajero
En una de ellas me encontré junto a Dios

Amar es un vuelo, siempre a un destino
En tierra de ángeles, el destino has sido tú
Cerca del cielo el viento ahora calla
Hay mil historias lo sé,  en el azul se oye tu voz

¿Por qué lloras ángel mío?
Si ella sigue aquí es porque no tomó su olvido
A veces herido, a veces amado (pausa)
¡Cuantas veces recordado¡

A veces me pregunto
¡Y vaya que me pregunto¡
Si en este inerte, absurdo o inconsciente paraíso
¿Aún habito en tus recuerdos? o en el viento (silencio)

He muerto junto a ellos.

Alejandro Ramírez Silva

Algunos pierden la ilusión con el paso de los años
Algunos esperan y esperan
¡Cuánto esperan!
¿A quién esperan?

Algunos son los invencibles, los imprescindibles
Los valientes, los de acero, los eternos
Los que viven y desviven por amor
Y en ese amor encuentran su destino

Algunos son los inconsolables
Los tristes, los vagabundos
Los rotos del alma, los ambiguos
Entre lo que fueron y no son mas

Algunos hablan y hablan
¿De qué hablan?
Tal vez de su realidad, tal vez de su fantasía
Momentos, de eso está hecho la vida

En el firmamento, algunos todavía creen
Algunos lo han dejado de hacer
Lo importante de todo es: si al final del camino
O lo soñado fue vivido (meditación)ó lo soñado fue enterrado

Alejandro Ramírez Silva

Me detengo en contemplarte
En ver tu rostro
Y reflejar el mío

Siento tu magia, tu palpitar
Y hasta un cierto vibrar
Que divino es en otro mundo pensar

Me detengo en contemplarte
En sentir este bello instante
Como mío, como eterno

De convergencias no entiendo mucho
Solo la de tus brazos me atañe
¿Cuantos momentos trascienden?
 
En tus brazos mi mundo pasa
En tus brazos convergen mis alegrías
Mis tristezas y mis sensibilidades mas profundas

En tus brazos me descubro
Entiendo mil preguntas
Ahí,  converge solo una respuesta

En tus brazos,  me adhiero a tu corazón

Alejandro Ramírez Silva

El más simple
El más enamorado
El más inspirado
El más entregado
El más suspirado
El más soñado
Aquel que encontró con letras la vida y trascendió conellas…

El tiempo y la muerte

Alejandro Ramírez Silva

¿Dónde estás soledad de mi refugio?
Acaso serás la misma que me entonaba con sus notas,
con el bamboleo del tiempo y el suspiro de la noche
Una música que solo tú y yo sentíamos yentendíamos

Acaso serás la misma
Que dejaba entre mis ojos
El reflejo de mis ilusiones
Derramadas en la absurda confusión de mi ser

¿Volverán aquellas tardes
cuando entre lluvia y frío,
suspirabas hacia el cielo
como un niño buscando paz?

Dolor que callado estas
¿Por qué no hablas de esa magia que solíasexpresar?
¿Acaso el miedo te acongoja
y no te deja respirar?

No llores corazón, el tiempo te ha de consolar
Y Después de toda y nada, abrirás los ojos comoaquel  niño
Y entre el amanecer y el anochecer
Sentirás que alguien, algún día

Te amará en tu soledad

Alejandro Ramírez Silva

Divago entre lo absurdo y lo profundo
Soñar es una empresa difícil ya de mantener
Sobre todo desde que te has ido ave nocturna de mi inspiración
Cual si fuera lluvia seca de mi desesperación

Divago entre lo absurdo y lo profundo
Y aunque no siempre lo eh entendido hoy se que amar es un regalo divino
Arrullo el amparo que esa paz cobija
Dueña de mi destino, mi magia y mi sensibilidad

Divago entre lo absurdo y lo profundo
Seré el ángel que cuide tus sueños tu espacio y tucaminar
Ahora no tengo que mucho tiempo que pensar
Mi empresa mas importante es aprender a volar

Divago entre lo absurdo y lo profundo
Divago entre la soledad y el desafío
Divago entre vivir y aprender a morir
Divago y entre tanto divagar

Hay algo que no puedo todavía olvidar…

Divago porque no estás

Alejandro Ramírez Silva

Entiendo que ya no me quieras
Entiendo que ya te hayas ido
Entiendo que fuiste mi realidad o talvez mi  fantasía
Aunque en esa fantasía descubrí lo que era amar

De tus brazos conocí la inmensidad
De tus labios la infinidad
De tus ojos lo inenarrable, lo profundo
Lo sincero, lo espontáneo (pausa)  lo divino 

Aprendí a querer y aprendí a volar
Aprendí a soñar  y sobre todo con el mar hablar
Que extraño era no verte
Que sublime así sentirte 

Hoy entiendo que ya no me quieras
Hoy entiendo que ya te hayas ido
Lo que no entiendo es como y en que momento
Te volviste inmortal en mi pensamiento

Alejandro Ramírez Silva