AL AMOR

Di, rapaz mentiroso, ¿es esto cuanto
me prometiste presto y a pie quedo?
¿Andar mirlado entre esperanza y miedo,
cercado de respetos, hecho un tanto?

¡Sus!, tus varios favores, risa y llanto,
dalos, Amor, a quien se lame el dedo;
los que me diste a mí te vuelvo y cedo:
no quiero soñar más cosa de espanto.

Bien siento las heridas y que salgo  
de tu poder para ponerme en cura,  
porque tengo aún abiertas las primeras.

Y juro por la fe de hijodalgo  
de si mi buen propósito me dura,
dé en no partir contigo, de hoy más, peras.


Baltasar del Alcázar

Deja un comentario